El Norte de Castilla

Un momento de la grabación durante la mañana de ayer.
Un momento de la grabación durante la mañana de ayer. / S.G.

Ciudad Rodrigo se convierte en la «sorpresa» de ‘Que baje Dios y lo vea’

  • concluyen las dos semanas de rodaje en la localidad mirobrigense

  • Tanto el productor, como el director o los actores han ensalzado las virtudes de «un sitio muy cinematográfico»

El rodaje de la película ‘Que baje Dios y lo vea’ en Ciudad Rodrigo está trayendo beneficios inmediatos para la localidad, pero es un hecho que también los habrá a largo plazo.

A punto de concluir las dos semanas de rodaje previstas en Miróbriga, mañana, sábado, será el último día; el buen tiempo acompaña en unas jornadas maratonianas pero en las que se respira muy buen ambiente, al menos, esa es la impresión que se traslada al que llega de fuera.

El productor de esta película, Juan Gordon, destacó en un encuentro con medios locales que «la ciudad está volcada en colaborar y en hacer que sea factible rodar una película grande aquí».

Sobre las localizaciones concretas, se refirió al Convento de la Caridad, «una localización maravillosa, es exactamente lo que necesitábamos, un convento un poco decadente, un poquito maltratado por el tiempo y que encaja muy bien en la historia que cuenta la película».

La palabra que resume su paso por Ciudad Rodrigo es «encantados» y agradece a «las autoridades y al Ayuntamiento que han entendido muy bien que esto es una industria, que teniendo un patrimonio como el que tenéis en esta ciudad es una industria a desarrollar; películas que necesiten este tipo de localizaciones siempre hay y que se sepa que hay una ciudad con estas localizaciones y que tiene una aptitud favorable a facilitar los rodajes eso va a hacer que vengan más películas».

La productora no solo se ha apoyado en los vecinos para participar como extras sino que Contracorriente Producciones también aporta su granito de arena. «Tenéis una productora local fantástica, creo que ya tenéis la semilla para ir creciendo en el sector audiovisual». Y el mejor ejemplo que avalan esas palabras está en que durante la mañana de ayer, el director de fotografía de Contracorriente, Rubén Ortega, trabajó con una segunda unidad rodando exteriores del monasterio y el amanecer.

Si se cumplen los plazos previstos, el rodaje de ‘Que baje Dios y lo vea’ concluirá en Navidad y su estreno se programará entre el verano y las navidades de 2017. «Espero que esté lista entre junio y julio y a partir de ahí tenemos que elegir la mejor fecha, pues mucho del éxito tiene que ver con la película pero también con la fecha en la que estrenes».

Pero la película también está sujeta a ciertos cambios y el foso de la muralla en el que se grabó en el día de ayer no estaba contemplado inicialmente. «Curro Velázquez, el director, insistió mucho en la localización y aquí es donde juegan la final el San Teodosio de Ciudad Rodrigo y el equipo del Vaticano; pero cuando lo vimos estaba lleno de hierba e hicimos un acto de fe y estamos encantados». En concreto, esta escena a la que se hace referencia, la del último partido, lleva unos añadidos en digital que muestran el ‘skyline’ de Roma y representa que se juega en el Vaticano.

En total, se calcula que la película contará con unos 20 ó 25 minutos rodados en Ciudad Rodrigo.

En un primer momento, el productor recordó que se habían buscado localizaciones en Extremadura pero «la Caridad nos ganó a todos y desechamos los otros».

La historia del San Teodosio se localiza en los alrededores de Ciudad Rodrigo y así se dice en la película pero habrá en la parte final una imagen relativa a la ciudad bastante más explícita, pues aparecerá un cartel de obras con el escudo de Ciudad Rodrigo y el nombre.

Esa parte de promoción y de imagen está claro que en el largo plazo nadie se lo va a quitar a Ciudad Rodrigo pero de manera inmediata, la hostelería, principalmente, se está llevando su parte. Esta película cuenta con un presupuesto de 3,5 millones de euros y la mitad de la partida va a parar al rodaje, «así que haz cuentas», bromeó Gordon.

El director de esta comedia, Curro Velázquez, también ensalzó las virtudes de la ciudad, «nos ha acompañado el tiempo y las localizaciones son perfectas, el Monasterio de la Caridad no podría ser mejor para lo que estamos rodando» y añadió que «si hubiéramos tenido que construir un decorado del monasterio hubiera sido exactamente el que hay aquí». Igualmente se mostró muy conforme con los resultados de la grabación en lo que han dado en llamar ‘el foso vaticano’.

Reconoció Velázquez que «la ciudad ha estado muy a favor de la película y el ambiente es muy bueno, si por mi fuera me quedaba aquí las seis semanas de rodaje».

El director confesó que conocía Salamanca pero no Ciudad Rodrigo y el descubrimiento ha sido toda una «sorpresa», en su opinión, «es un sitio muy cinematográfico, no me extraña que hablen de Rodriwood y de una tierra de cine», por lo que bromeó con el hecho de que «ojalá volvamos a hacer la segunda parte».

Confirmó que el rodaje en tierras mirobrigenses concluirá mañana, sábado, «nos queda volver al monasterio y al Seminario» y agradeció la mano tendida del rector del mismo, Juan Carlos Sánchez, «nos ha ayudado un montón».

Ayer también fue el día en el que varios de los actores atendieron a los medios de comunicación tras concluir una intensa mañana de rodaje. Entre ellos, Karra Elejalde, Alain Hernández, Tito Valverde, Guillermo Furiase y Joel Bosqued.

Elejalde volvió a destacar, tal y como hizo el pasado sábado en un acto celebrado en el Centro Social Aldea, la monumentalidad de Miróbriga, «un pueblo precioso y la gente encantadora», fueron sus palabras exactas.

De igual modo, quiso dejar constancia de que «el equipo es grande, profesional, hay buen ambiente entre nosotros y nos estamos divirtiendo mucho, pero eso no quiere decir que no estemos trabajando».

Las bromas no faltaron en sus declaraciones y dejaron patente que la gastronomía de la zona la conocían a la perfección.

Casualmente, el actor Alain Hernández desciende de Sotoserrano y «la Sierra de Francia me la conozco de pe a pa pero de El Cabaco para aquí no había venido». De hecho, contó que había tenido tiempo de ver en el Palacio de los Águila la exposición de grabados de Goya sobre la Guerra de la Independencia.

Por todo lo dicho, no cabe duda de que Ciudad Rodrigo ha calado en los integrantes de ‘Que baje Dios y lo vea’ y ahora solo falta que el boca a boca haga su parte y lleguen nuevas producciones de esta magnitud a Ciudad Rodrigo.