El Norte de Castilla

La chocolatería de Libreros recurrirá y no descarta el traslado

  • La gerencia lamenta la «inquina personal» de una de las vecinas que ha provocado ya 14 años de enfrentamientos y problemas

«Vamos a recurrir y si tenemos que marcharnos a otro local, nos marcharemos». La gerente de la chocolatería de la calle Libreros explica, ante la sentencia del pasado 9 de noviembre del juzgado número 6 de Salamanca, que la situación que viven desde hace 14 años viene provocada por las quejas de una sola vecina del número 12-14 de Libreros en lo que más parece una cuestión de inquina personal que de razón legal. «La ley de la Propiedad Horizontal es cómo es y obliga a la unanimidad de los acuerdos, de ahí que tengamos este problema con alguien que nunca se ha querido sentar con nosotros», añade la gerente del negocio.

Un problema causado por la opinión contraria de esa vecina a la salida de aguas de la chocolatería, que, al no poder establecerse en el propio edificio, se pasó a la comunidad de al lado a través de «un ridículo agujero de 30 centímetros». Agujero que ahora tendrá que cerrarse, según ha determinado la justicia en la sentencia citada. «Lo que no es normal es que tengamos que pagar un alquiler a la comunidad de al lado», recalca la gerente, que se manifiesta cansada por esta historia que viene de tantos años atrás, más cuando el resto de vecinos no muestran problemas con la chocolatería, sino todo lo contrario, e incluso son clientes habituales del establecimiento.

El siguiente paso será ese recurso de apelación, que deberá presentar el propietario del local ante el mismo juzgado de la resolución. Aunque no se descarta, como decíamos, el traslado a otro local del centro.

«De este negocio viven siete familias, que es lo que nadie parece tener en cuenta en esta historia», apunta la gerente. Según la sentencia, el propietario del local está obligado a desmontar la obra realizada y devolver la zona común afectada a su estado original, según el informe pericial presentado por unas de las partes.