El Norte de Castilla

Mercedes Martín, acompañada por Luis Gutiérrez en la Tertulia Rona Dalba.
Mercedes Martín, acompañada por Luis Gutiérrez en la Tertulia Rona Dalba. / MANUEL LAYA

«Queremos que se despenalicen la eutanasia y el suicidio asistido»

  • Mercedes Martín / Miembro de la asociación Derecho a Morir Dignamente

  • Propone la puesta en marcha en España de un observatorio sobre la muerte y la modificación del artículo 143 del Código Penal

Asegura que en las filas de su asociación se sitúan personas y profesionales de todos los sectores. A escala mundial cuenta con un millón de socios. La asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), fundada en el año 1984, expuso ayer sus planteamientos sobre asuntos especialmente delicados, como la eutanasia y el suicidio asistido, en el transcurso de una nueva actividad de la Tertulia Rona Dalba. La defensa de sus tesis corrió a cargo de Mercedes Martín Prieto, miembro de esta asociación, interviniendo como moderador Luis Gutiérrez Barrio.

Mercedes Martín lamenta que España adolezca todavía de una ley que regule y aborde la muerte digna en nuestro país. Esta laguna normativa supone que tanto la eutanasia como el suicidio asistido se encuentren gravemente penalizados y castigados. En cambio, sí se acepta la posibilidad de que se retiren los aparatos médicos a los que se encuentra conectado un enfermo terminal para poner fin al sufrimiento del paciente moribundo.

La portavoz de la asociación recuerda que se produjeron años atrás algunos tímidos intentos para que estos asuntos fueran debatidos en el Parlamento, respondiendo a iniciativas formuladas por formaciones políticas de izquierda, pero nunca prosperaron y no se tradujeron en nada concreto, dado que «no se aprobaron porque al final decían que se trataba de un tema que no era prioritario». En este sentido, la represente de esta asociación es tajante cuando proclama que «estos temas son muy importantes, nos afectan a todos y no se puede seguir mirando hacia otro lado como se está haciendo, por lo que debería debatirse y hablar de ellos en el Parlamento, como sucede con cualquier otro tema». La doctora Mercedes Martín se muestra contundente cuando subraya las constantes reivindicaciones de su asociación al enfatizar que «queremos que se despenalicen la eutanasia y el suicidio asistido y que se ponga en marcha en España un observatorio sobre la muerte, dado que no sabemos cómo se está muriendo la gente en nuestro país». Por todo ello, la asociación reclama que se modifique y se despenalice el artículo 143 del actual Código Penal, que legisla precisamente todos estos espinosos asuntos.

Aunque a primera vista pudieran parecer conceptos bastante similares y próximos, hay claras diferencias entre la eutanasia y el suicidio asistido. El primer se contextualiza dentro de un entorno médico, con pacientes que padecen un enorme sufrimiento fruto de una enfermedad incurable. La eutanasia es practicada por profesionales sanitarios que conocen a los pacientes y mantienen con ellos una relación clínica significativa.

En cambio, en el suicidio asistido es la propia persona la que ingiere la medicación para poner fin a su vida y acabar con un deterioro físico extremadamente doloroso, que no puede soportar más.