El Norte de Castilla

Los abogados defienden los fallos del Supremo en las crisis familiares

    MartaBolívar, José RamónGonzález y Francisco Salinero.
    MartaBolívar, José RamónGonzález y Francisco Salinero. / Rubén Ramos
    • La asociación AEAFA  detecta que se discrimina al ciudadano en razón del territorio, dado que las capitales cuentan con juzgados de familia y los pueblos carecen de ellos

    La I Jornada sobre Derecho de Familia, organizada por la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) con el respaldo del Colegio de Abogados de Salamanca, finalizó ayer sus actividades en la Hospedería Fonseca. El encuentro congreso durante dos días a más de un centenar de jueces y abogados procedentes de todo el país.

    La asociación, fundada hace 24 años y que agrupa actualmente a 1.800 asociados, elogió los diversos fallos judiciales del Tribunal Supremo sobre la custodia compartida y las cuestiones de familia, dado que este órgano judicial está demostrando «con estas sentencias desde hace unos diez años una especial sensibilidad en materia de Derecho de Familia», según destacó la presidenta de AEAFA, María Dolores Lozano Ortiz. Con estos pronunciamientos, el Supremo está, en realidad, «marcando legislación en los casos de crisis familiares», con el fin de que estas cuestiones se debatan en sede parlamentaria, donde las temáticas relacionadas con el Derecho de Familia brillan por su ausencia. De hecho, a lo largo de 2015 se acometieron en el Parlamento 39 importantes reformas de otras tantas leyes y únicamente nueve de ellas afectaban a esta rama del Derecho.

    «No existe una jurisdicción de familia a nivel nacional» y se debe tender hacia la especialización, de manera que el Derecho de Familia sea una realidad plena, «igual que sucede con el Derecho Penal,Civil o Mercantil», recalcóMaría Dolores Lozano. Por ello, resulta preciso especializar a jueces, fiscales y abogados.

    Por si fuera poco, las crisis familiares son abordadas de manera totalmente diferente si el ciudadano afectado reside en una capital de provincia, donde siempre hay unJuzgado de Familia o incluso varios si se trata de grandes ciudades, o si vive en el medio rural, donde este tipo de juzgados no existen.«Hay una discriminación del ciudadano por razón del territorio», concluyó la presidenta de la asociación.