El Norte de Castilla

Aprobadas las ordenanzas fiscales que consolidan el recargo estatal del IBI

    Imagen del pleno celebrado ayer en el Consistorio salmantino, sesión que duró más de seis horas desde su inició a las 10 de la mañana.
    Imagen del pleno celebrado ayer en el Consistorio salmantino, sesión que duró más de seis horas desde su inició a las 10 de la mañana. / Rubén Ramos
    • Paso previo de la aprobación del presupuesto de 2017, incluyen 15 alegaciones de la oposición

    Las ordenanzas fiscales para el año 2017, paso previo del presupuesto municipal del próximo ejercicio, fueron aprobadas ayer en el pleno del Ayuntamiento. En cumplimiento del pacto programático que firmó con el PP al comienzo de la legislatura, Ciudadanos apoyó las reformas introducidas por el equipo de Gobierno. Asimismo, se añadieron 15 alegaciones de la oposición: siete del Grupo Socialista, y cuatro de Ciudadanos y Ganemos, respectivamente.

    De nuevo, la consolidación del recargo estatal del 10% en el Impuesto de Bienes Inmuebles suscitó las principales quejas de PSOE y Ganemos. «Estas ordenanzas no son progresivas ni devuelven el esfuerzo a los salmantinos», señaló José Luis Mateos, portavoz del Grupo Socialista. En cifras, añadió Mateos, el IBI en diez años ha subido un 37,5%, sumando el ascenso del 25% del tipo de gravamen y el recargo estatal del 10%. Además, recordó el concejal, el índice que se solía utilizar para la actualización de estos impuestos y tasas era el IPC, que este año ha sido negativo, mientras que las ordenanzas «se han mantenido», por lo que, afirmó Mateos, «no hay bajada de impuestos, sino consolidación de las subidas de años anteriores».

    En el mismo sentido se manifestó Gabriel Risco, concejal del Grupo Municipal Ganemos, quien además defendió algunas alegaciones presentadas por su formación y que no han sido tenidas en cuenta, como la que proponía una bonificación del 95% en el impuesto de plusvalías a la hora de transmisiones de vivienda habitual. Una medida que para Fernando Rodríguez, concejal delegado de Hacienda, supondría fomentar la «especulación inmobiliaria», aseveración rechazada frontalmente desde Ganemos.

    Asimismo, tanto PSOE como Ganemos acusaron al equipo de Gobierno de no ofrecerles toda la información necesaria para la elaboración de sus alegaciones. «No pretenderá que sin medios y sin información presentemos planes completos fiscales de este Ayuntamiento», señaló Risco dirigiéndose a Fernando Rodríguez.

    Por su parte, Alejandro González Bueno, portavoz de Ciudadanos, defendió la consolidación del recargo del 10% en el IBI, ya que, aseguró, si se dejara de aplicar el Ayuntamiento perdería ingresos por valor de 45 millones de euros. No obstante, el naranja dejó la puerta abierta a que el año próximo, «si se hacen los deberes», se pueda bajar el IBI en la ciudad de Salamanca. De igual modo, González se mostró muy satisfecho por las cuatro alegaciones que su grupo ha introducido en las ordenanzas, destinadas a fomentar el uso de energías renovables en los hogares y a favorecer la permanencia y puesta en marcha de negocios.

    Finalmente, cabe señalar que el pleno rechazó dos propuestas específicas del Grupo Municipal Ganemos. En primer lugar, una enmienda que solicitaba un recargo en el IBI de hasta el 50% para las viviendas desocupadas. El PP y Ciudadanos votaron en contra y el PSOE se abstuvo por considerar que no se puede aplicar tal medida hasta que haya un desarrollo normativo desde instancias superiores que defina qué es una vivienda desocupada con exactitud. Y, por último, Ganemos llevó a pleno, por tercera vez sin éxito, un voto particular en el que solicita que el servicio de abastecimiento de agua sea una tasa y no un precio privado, de modo que ni la concesionaria ni el Ayuntamiento hagan negocio de lo que se considera, en algunos ámbitos, un «servicios esencial para el ser humano».

    La cubierta de Garrido

    En otro orden de cosas, pero sin dejar el ámbito económico, en el pleno se aprobaron también dos modificaciones sobre el presupuesto de 2016. A través de la primera se cambian fondos de la Sociedad de Turismo que servirán para la musealización del Museo Taurino y se reservan otros para la adquisición de tres vehículos para el servicio de manenimiento. De igual modo, a través de la segunda modificación se consiguen de fondos propios los 2.623.000 euros del pago a la empresa constructura de la Ciudad Deportiva de la Aldehuela, a realizar antes de final de año. En principio este pago iba a realizarse a través de un préstamo que el Ayuntamiento iba a solicitar, pero la marcha de la ejecución del presupuesto de 2016, según explicó Fernando Rodríguez, ha permitido hacerlo con recursos propios.

    Cabe señalar que el principal caladero de fondos de donde sale el dinero para la Aldehuela es, no obstante, el que estaba destinado a las obras de la cubierta de la piscina de Garrido. Estos trabajos, que en principio se anunciaron inminentes, se dejan para el verano del año próximo, cuando los usuarios de la piscina cubierta desciendan, explicó también el concejal de Hacienda.