El Norte de Castilla

José Manuel Santos Carballares ‘El Mika’.
José Manuel Santos Carballares ‘El Mika’. / WORD

Armonía familiar tras las rejas

  • El padre y el tío de ‘El Mika’ están encarcelados en Topas por sus robos en viviendas

  • El acosador de menores de Puente Ladrillo compartió celda con su progenitor y fue trasladado a otra prisión por protagonizar varios altercados dialécticos

José Manuel Santos Carballares, conocido en los círculos delictivos por el apodo de ‘El Mika’, vuelve a irrumpir en la actualidad informativa salmantina, en esta ocasión no por sus particulares fechorías sino por los delitos cometidos por su propia familia, concretamente su padre y su tío. ‘El Mika’ permanece ingresado en la cárcel desde enero de 2015, cuando fue detenido por la Guardia Civil, al estar buscado como presunto autor de ocho delitos de corrupción de menores y cinco de pornografía infantil. Entonces fue arrestado por haber incumplido una sentencia judicial, que le desterró de Salamanca por acoso. El juzgado de lo Penal número uno de la capital le había impuesto previamente, en noviembre del año 2013, una condena de nueva meses de prisión.

Tras su detención en enero de 2015, José Manuel Santos Carballares permaneció recluido varios meses en el centro penitenciario de Topas, pero finalmente fue trasladado a otra prisión a mediados del pasado año. Al parecer, ‘El Mika’, dado su particular perfil delictivo, caracterizado por el acoso a menores, tuvo varios enfrentamientos dialécticos con otros reclusos, mostrándose especialmente conflictivo. Tampoco sintonizó en el trato diario con los funcionarios de la prisión, con los que también discutió. Todo ello desembocó en que, finalmente, la dirección de la cárcel ordenara su salida de Topas y su traslado a otro centro penitenciario.

Durante su estancia en Topas, José Manuel Santos Carballares compartió celda con su propio padre, Felicísimo S.H. También coincidió en la cárcel con su tío carnal, Tomás C.P., hermano de su madre. Ambos pertenecen al popularmente conocido, en los círculos policiales, como el clan de los Carballares, originarios del barrio salmantino de Puente Ladrillo.

En el caso de Felicísimo y Tomás, ambos ingresaron en la cárcel con carácter preventivo como presuntos autores de diversos robos, en colaboración con otros miembros del clan, en pisos y chalés de urbanizaciones próximas a la capital salmantina.

‘El Mika’ llegó a conceder entrevistas en televisión, con el fin de defenderse de las denuncias que presentaron varias niñas y adolescentes contra él, al que acusaban de haberlas acosado a través de las redes sociales.

Por si fuera poco, el pasado 1 de abril la Guardia Civil de Guadalajara, en el marco de la Operación Chater, identificó al ‘Mika’ como el presunto autor de los delitos de descubrimiento y revelación de secretos, amenazas, injurias y corrupción de menores mediante el método ‘grooming’, cuyas víctimas eran seis menores residentes en Salamanca y en Azuqueca de Henares (Guadalajara). ‘El Mika’ contactó inicialmente con una de las menores, a la que embaucó para utilizarla como gancho y con el fin de que ésta le introdujera en diversos chats de Whatsapp bajo un perfil ficticio.

Presuntamente, ‘El Mika’ amenazaba a las menores con la difusión de vídeos y fotografías entre su entorno familiar y sus amistades si no accedían a sus pretensiones, llegando a solicitar mantener relaciones sexuales con alguna de ellas.