El Norte de Castilla

Purificación Garabaya participa en el primer torneo de cortadoras de jamón

La cortadora salmantina Purificación Garabaya.
La cortadora salmantina Purificación Garabaya. / Otazo
  • Seis participantes enfrentaron sus cuchillos en distintas pruebas de limpiado, estilo, limpieza y número de platos obtenido

El primer campeonato de España de cortar jamón exclusivamente para mujeres se celebró ayer en Valladolid, donde seis cortadoras profesionales, entre ellas la salmantina Purificación Garabaya, enfrentaron sus cuchillos en las dos horas y media que duró la prueba y en la que la sevillana Laura Polvillo se alzó con el primer puesto. El resto de premios otorgados fueron el de mejor comunicadora, para Marta Medrán y el de mejor plato artístico, para Carmen Nájera, mientras que la segunda clasificada fue la burgalesa Raquel Acosta.

Hasta hace no muchos años el mundo del corte del jamón estaba «dominado por los hombres», pero desde hace «unos cinco años», muchas mujeres se han presentado a concursos de corte con «buenos resultados», pero siempre se les escapaba «el primer puesto», explicó ayer el organizador Diego Hernández.

Las seis participantes de este concurso tuvieron que enfrentarse a varias pruebas que midieron su destreza en varios aspectos, como el limpiado del jamón, es decir, quitar su parte externa y que amarga al gusto, el estilo de corte y su rectitud, el loncheado, el orden y la limpieza, el número de platos obtenidos o la elaboración de un emplatado artístico.

Así, Laura Polvillo (Sevilla), María Purificación Garabaya (Salamanca), Mari Carmen Nágera (Jaén), Marta Medrán (Barcelona), Raquel Acosta (Burgos) y Ruth Martínez (Valladolid) afilaron sus cuchillos para presentar a un jurado, integrado por expertos gastronómicos y de mundo del jamón, sus cortes y composiciones con la parte más noble del cerdo. Uno sabe que está ante un buen producto y un gran corte cuando se introduce la loncha de «de un solo bocado» y el jamón se «derrite en la boca», por lo tanto, es «muy importante la calidad de la pieza», aunque «un buen cortador sabe sacar partido a cualquier pata», aseguró Hernández.