El Norte de Castilla

Entregan a Ascol casi cinco mil euros obtenidos gracias a ‘Pirineu contra la leucemia’

Foto de familia con el cheque donativo para Ascol.
Foto de familia con el cheque donativo para Ascol. / Laya
  • La Asociación contra la Leucemia y Enfermedades de la Sangre destinarán la recaudación a la puesta a punto de sus dos viviendas para familiares

La sede de la Asociación contra la Leucemia y Enfermedades de la Sangre, Ascol, acogió ayer la entrega del cheque por valor de 4.893,41 euros obtenido gracias a la iniciativa solidaria denominada Pirineu contra la leucemia que llevaron a cabo Víctor de la Llana y Mario Martínez en memoria de Pablo Martín el pasado 24 de septiembre. Víctor de la Llana y Mario Martínez eran compañeros del fallecido Pablo Martín en el Salamanca Rugby Club. Ahora los padres de este deportista desaparecido continúan apoyando con su trabajo en el buen hacer de Ascol.

Según declaró la presidenta de la asociación, Asunción Hernández, los fondos recaudados serán destinados a gastos de puesta a punto de las dos viviendas con las que cuenta esta asociación para que los familiares de pacientes puedan estar en Salamanca, evitándose gastos inasumibles para muchas personas que se ven sorprendidas por la enfermedad en casa.

Ayer por la noche tuvo lugar en el Conservatorio Profesional de Música el concierto del Dúo Ypsilón a favor de Ascol. Dicha actuación benéfica a favor de la Asociación contra la Leucemia y Enfermedades de la Sangre, corrió a cargo de la violoncelista, Virginia de Pablo;y de el pianista Rubén Castelló.

Ambos interpretaron tres piezas musicales, a saber: 'la Sonata en La Mayor', op.69 de Beethoven; 'Requiebros' de Cassadó; y la 'Sonata en Sol menor', op.19 de Rachmaninov.

El objetivo de estas actividades es el de recaudar fondos para que Ascol siga pudiendo estar cerca de que las personas con mayores dificultades en cuanto a enfermedades de la sangre y leucemia.

Ascol apoya a los pacientes y a sus familiares desde el hospital y desde fuera. Se trata de un apoyo de personas que enfrentan a enfermedades como la leucemia u otras de la sangre. Prestan ayuda psicológica y emocional, tanto a través de sus profesionales de la psicología y del Trabajo Social, como gracias a los voluntarios que día a día, desinteresadamente optan por ayudar, aunque simplemente sea escuchando y dando ánimos para seguir luchando.