El Norte de Castilla

Arte para ayudar a los demás

El padre Jesús Vivanco Galindo da la bendición al rastro antes de su apertura oficial.
El padre Jesús Vivanco Galindo da la bendición al rastro antes de su apertura oficial. / Laya
  • El tradicional rastrillo de la Conferencia Virgen de la Vega da la posibilidad de ayudar con compras desde dos euros hasta más de mil

Muchas personas esperan cada año al ya tradicional rastrillo solidario de la Conferencia Virgen de la Vega. La ocasión merece la pena, por los interesantes objetos que se ofrecen a cambio de donativos, pero sobre todo por las obras sociales a las que se va a destinar ese dinero.

La labor social de la Conferencia Virgen de la Vega es conocida del lector habitual de estas páginas dada la importancia de la misma de cara a paliar diversas pobrezas o necesidades existentes en Salamanca. Las labores de las Conferencias son obras de misericordia: dan de comer al que tiene hambre, con el reparto de alimentos a 58 familias;enseñan al que no sabe, con los Talleres del Hogar y Hostelería;visitan al enfermo, con el acompañamiento en el hospital y tienen el Hogar de San Vicente a donde acuden personas ancianas. Todas estas obras no serían posibles sin el trabajo de los voluntarios, hombres y mujeres, de los cuales, alrededor de 15 atienden estos días el rastrillo solidario que fue abierto ayer en el número 4 de la calle Correhuela. El padre Jesús Vivanco Galindo, párroco de la parroquia santuario de Santa María Auxiliadora fue el encargado de dar la bendición. Posteriormente se abrió oficialmente este lugar cargado de objetos y sorpresas, es decir, de oportunidades para comprar ayudando.

Esculturas

Este año la novedad son las esculturas de bronce trabajado o satinado, de Arte 10. También se mantiene la venta de cuadros donados por personas, o de la Galería del Prado o de Arte 10, entre los cuales hay Miró, Redondela, Dalí o Cánovas.

Se pueden adquirir libros de segundamano, adornos, cuberterías, juguetes y otra serie de enseres desde los dos euros la unidad hasta más de mil euros.

También son obras fruto de la solidarid las mantelerías bordadas a mano, cojines, y otra serie de labores realizadas por las bondadosas manos de las voluntarias que a diario dedican horas a la confección, «con cariño» de estas prendas, porque saben que lo que se obtenga irá destinado a paliar necesidades.

Ana Torrecilla, presidenta de la Conferencia Virgen Vega, subraya el duro trabajo de las voluntarias, y el amor que dedican a esta tarea. El esfuerzo merece la pena, porque da satisfacción comprobar que los donativos cumplen con su misión. Muchas personas esperan cada año la apertura del rastrillo solidario de las Conferencias. Saben que van a encontrar objetos exclusivos, muchos donados por particulares, otros nuevos, e incluso confeccionados por los propios voluntarios.

La calidad es uno de los acentos que caracteriza a las cosas que se pueden adquirir en este rastrillo, también hay a la venta objetos menos valiosos, no por ello menos interesantes.