El Norte de Castilla

Los profesionales de emergencias ponen a prueba sus habilidades en el simulacro puesto en práctica ayer en El Tormes.
Los profesionales de emergencias ponen a prueba sus habilidades en el simulacro puesto en práctica ayer en El Tormes. / WORD

Listos para afrontar emergencias

  • El Centro Comercial El Tormes puso a prueba a los profesionales con un simulacro

  • Bomberos, Guardia Civil, Policía Local de Santa Marta, Protección Civil, Cruz Roja, y empleados actuaron en coordinación

Efectivos del Cuerpo de Bomberos de la Diputación Provincial de Salamanca, Cruz Roja, Guardia Civil, Policía Local de Santa Marta y Protección Civil de Santa Marta participaron ayer por la mañana en el Simulacro de evacuación realizado por el Centro Comercial El Tormes con el objetivo de comprobar la coordinación de los equipos de emergencia.

En esta ocasión, el simulacro giró en torno a un incendio ocasionado en la terraza exterior de uno de los locales de restauración situado en la planta primera de El Tormes.

El personal del Centro Comercial fue el primero en actuar ante la simulada emergencia que debido a su magnitud hizo necesaria la evacuación de toda esta área comercial así como la solicitud de ayuda exterior. La Guardia Civil, la Policía Local, Protección Civil, Cruz Roja y los Bomberos de la Diputación Provincial de Salamanca tardaron poco tiempo en llegar y además de proceder a las labores de extinción del fuego se encargaron de socorrer a una persona intoxicada por el humo. En esta ocasión, los bomberos necesitaron la utilización de la autoescala para facilitar el traslado del herido hasta la ambulancia situada en la zona de parking.

Una vez más, el simulacro de evacuación que el Centro Comercial El Tormes realiza de forma periódica despertó el interés de vecinos y clientes que siguieron con atención todos los pasos dados por los cuerpos de seguridad.

Ocasión única

Al mismo tiempo, fue una ocasión única para ver imágenes insólitas en El Tormes como la autoescala de los Bomberos trasladando al herido a una altura considerable.

Con esta práctica, el Centro Comercial El Tormes quiso garantizar la seguridad de sus clientes así como de todo el personal que habitualmente opera en el centro comercial, anticipándose a posibles situaciones que pudieran presentarse en un incidente real.