El Norte de Castilla

Vista panorámica de El Corte Inglés.
Vista panorámica de El Corte Inglés. / WORD

Mañueco desecha la modificación del PGOU para el sector de El Corte Inglés

  • La oposición consigue doblegar las intenciones del equipo de Gobierno que abre la puerta a posibles compensaciones para la ciudad

Los grupos políticos en la oposición municipal lo dejaron claro y no hubo más que hablar. Ayer, en la junta de portavoces convocada por el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, para tratar la problemática del sector urbanístico 37, el de El Corte Inglés, PSOE, Ciudadanos y Ganemos manifestaron su intención de no dar luz verde en pleno al siguiente trámite de la modificación puntual del PGOU referida a dicho sector, aprobada inicialmente en diciembre de 2014. Ante esta postura común, el alcalde retiró de la mesa esa modificación de la normativa urbanística y abrió la puerta a buscar otro tipo de soluciones, bien partiendo desde suelo urbano consolidado o no consolidado. Aunque se planteó un plazo de un mes para empezar a concretar, el alcalde sí mencionó la posibilidad de incorporar el solar sin construir de la calle Víctimas del Terrorismo, radicado en el mismo sector, como posible lugar de ubicación de nuevas dotaciones públicas «susceptibles de prestar a los ciudadanos servicios de interés general».

La satisfacción ante este nuevo planteamiento del alcalde era ayer notoria en los tres grupos en la oposición, aunque con reservas. Reservas que vienen, en primer lugar, de la titularidad de ese solar de la calle Víctimas del Terrorismo, que hasta la fecha es propiedad del Ministerio de Defensa. De hecho, en el convenio firmado en 2003 entre Ayuntamiento, Ministerio y empresa, ese espacio quedó reservado para la construcción de viviendas por parte del ente gubernamental, aunque todo indica que la crisis del mercado inmobiliario tiró por tierra esa posibilidad. La oposición da por hecho que ya han existido conversaciones entre Consistorio y Ministerio pero se desconoce en qué sentido y quién pagaría la adquisición, si fuera el caso, del solar. Lo que está claro es que habría que cambiar la consideración urbanística de ese suelo, de residencial a dotacional, de llevarse a cabo lo anunciado por el Gobierno local.

Y aquí entra en juego otra cuestión: los plazos. ¿Dará tiempo en el año y medio que queda de la moratoria de la Junta a explorar nuevas soluciones, diseñar desde el inicio el urbanismo del sector y aprobarlo en tiempo y forma? Todo parece indicar que no, pero el alcalde afirmó ayer los dos años concedidos por la Consejería de Fomento en abril son «prorrogables» por lo que no habría problema.

Y, ¿qué opinan los portavoces de los grupos en la oposición? Para el socialista José Luis Mateos el paso dado ayer por el equipo de Gobierno es un «avance» en la línea siempre mantenida por la oposición, la de considerar al sector 37 como suelo urbano no consolidado. «Será muy complejo, casi un encaje de bolillos, porque hay que eliminar todo lo hecho en 2003 y volver a empezar pero es la única manera de reequilibrar lo perdido y ganado por aquel convenio». En ese juego, cabe recordar, no entra solamente El Corte Inglés sino también los terrenos del antiguo polvorín de Tejares o el campo de fútbol del ISPE.

En la misma línea se expresó Alejandro González Bueno, de Ciudadanos, quien se alegró porque, al fin, el equipo de Gobierno «haya dado un paso al frente y lidere este asunto». Los naranjas apuestan también por la consideración de suelo no consolidado, «pero no nos cerramos a nada» y piden a Mañueco que «lo haga bien, que nos consulte y trabajemos juntos para que lo que se haga salga aprobado por unanimidad».

Finalmente, Gabriel Risco, portavoz para estas cuestiones del Grupo Municipal Ganemos, se mostró algo más cauto ante la que definió como «falta de concreción» del alcalde. «Habrá que verlo, se ha comprometido pero no ha dicho cómo ni en lo que están pensando», afirmó ante la propuesta del solar de Víctimas del Terrorrismo. «Lo que estaba claro es que no podían seguir aferrándose a una solución que los tribunales han desechado hasta en seis ocasiones», concluyó Risco.