El Norte de Castilla

Investigaciones que abarcan desde los asesinos en serie a los agresores sexuales

  • Las redes sociales constituyen un lugar obligado de indagación para descubrir a los posibles criminales

La Unidad de Análisis de la Conducta Criminal tiene intención de continuar organizando nuevas prácticas de campo, no solo sobre asesinatos, sino también sobre agresiones sexuales, según avanza su director, Francisco Javier de Santiago Herrero, quien reitera que con experiencias prácticas de estas características los alumnos pueden dar forma a sus posteriores investigaciones y reconstrucciones. Por ejemplo, en el imaginario caso de la mujer asesinada en la zona de Salas Bajas, resultaría preciso, una vez esclarecida su identidad, ahondar en su personalidad, que se puede deducir, por ejemlo, de los perfiles que podrían aparecer en relación a ella en las redes sociales, que darían pistas sobre sus contactos y amistades. Esta tarea corresponde, precisamente, a los propios estudiantes.

El equipo que integra esta unidad está integrado por profesionales altamente cualificados de especialidades como la Criminología, la Psicología,el Derecho, la Informática e incluso integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Ubicada en las dependencias de la Facultad de Derecho y vinculada directamente al grado de Criminología –una titulación cada vez más en boga con 600 alumnos matriculados distribuidos entre los 150 correspondientes a cada uno de los cuatro cursos–, la unidad desarrolla diversas líneas dentro de sus proyectos de investigación, que profundizan en un llamativo elenco de conductas criminales, como son los asesinos en serie, los asesinos en masa, los asesinos frenéticos y los agresores sexuales. Todo ello garantiza que el buen sabor de boca que dejó la práctica de campo de ayer en Salas Bajas tendrá continuidad en el futuro.