El Norte de Castilla

La asociación de mayores Buena Villa de Cantalapiedra estrena presidente

    Los miembros de la nueva directiva posan juntos en el local de la asociación.
    Los miembros de la nueva directiva posan juntos en el local de la asociación. / Jorge Holguera
    • La junta directiva de la misma se renovó parcialmente el pasado 1 de octubre por decisión de los antiguos miembros

    La asociación de mayores Buena Villa de Cantalapiedra comienza el curso con nueva presidencia. Félix Cívicos Cívicos, toma el relevo a Pedro Pérez Alonso, que ha decidió retirarse tras varios años a la cabeza de la asociación más grande de la localidad, que cuenta con alrededor de 270 socios.

    En la actualidad la junta directiva de esta asociación queda formada por Félix Cívicos Cívicos como presidente; Galo Galán Zazo, como vicepresidente; Teodosia Gallego García, en el cargo de secretaria; Francisca Gavilán Torres, como tesorera; y Luisa Esteban González y Carmen Hernández Zapatero, como vocales.

    La asociación Buena Villa tiene una actividad constante, que abarca desde el ocio, pasando por la promoción del encuentro entre sus socios, e incluso, gracias a la misma, Cantalapiedra cuenta con servicios esenciales para la salud, que de otro modo no serían tan accesibles para los vecinos de esta localidad. Se trata de atenciones esenciales como la de un profesional de la fisioterapia una vez por semana; y la de un podólogo una vez por mes. E incluso si hay demanda con mayor asiduidad. También son impulsores de un ritmo de vida saludable entre sus socios, que como condición indispensable tienen que tener más de cuarenta años de edad. Soledad Pablos es la monitora de gimnasia que anima a las personas que dos veces por semana acuden a sus clases.

    La sede social de esta asociación, a la que se accede desde el edificio multiusos situado en la esquina de la Plaza Ramón Laporta, también es lugar de encuentro de los socios que desean acudir a diario a la tradicional partida. Las propuestas que mayor acogida tiene esta asociación son los encuentros entorno a un banquete: el próximo será el de Navidad. El objetivo es promover la relación entre los vecinos. Desde esta asociación además organizan de vez en cuando excursiones.

    Tampoco se puede obviar el trabajo, constante y decidido de los miembros de la junta directiva, que a diario, se encuentran en la sede, a partir de las doce del mediodía para atender a los socios, bien sea cobrar las actividades o informar de cualquier tipo de propuesta. Entre tanto no pierden el tiempo, pues aparte de encargarse de organizar y velar porque todas las actividades sean del gusto del asociado, los miembros de la junta directiva echan mano de la escoba y la bayeta para limpiar el local que disfrutan todos los demás socios.

    Expresidente

    Pedro Pérez deja atrás una etapa de su vida, la de presidente de la asociación Buena Villa, un periodo de responsabilidad social marcado por el trabajo constante y la toma de decisiones acertadas. Una de las iniciativas, que lanzó junto al resto de la junta directiva, «porque lo hacemos todos», subraya Pedro Pérez, fue la de abrir las actividades de la asociación de mayores a personas que tuvieran menos de 65 años de edad, o no fueran pensionistas. En este sentido crearon la figura del simpatizante, que no tenía límite ni de edad ni de otro tipo de condición. Con el fin de limar asperezas, finalmente decidieron eliminar esta figura pero dejar que pudieran ser socias todas las personas que lo desearan a partir de los 40 años de edad. Una decisión acertada, que ha resultado bien.

    Pedro Pérez explica que todo el que se jubila se hace socio, incluso personas que viven fuera en el invierno y tan sólo vuelven a Cantalapiedra en periodo estival. Para que estas personas se beneficien de la asociación, se organizó la exitosa paella de verano. Un bonito encuentro en la plaza Ramón Laporta entorno a un plato de paella para todos los socios. También para estas personas especialmente, aunque también abierto para todos los socios, organizan al menos una excursión en el verano, para que estos socios que no viven en Cantalapiedra durante todo el año puedan disfrutar de su condición de asociado.

    La nueva Junta directiva considera que las actividades de la asociación Buena Villa son un aliciente para muchos vecinos, personas que así tienen otra ilusión, incluso les motiva para arreglarse y disfrutar junto al resto de vecinos de la localidad.