El Norte de Castilla

Cultura y solidaridad entre sorbitos de té

  • La Casa de la Sal de Candelario abre un nuevo ciclo artístico con ‘Sal de Té’ que recauda fondos para la ONG SBQ de Béjar

Un cartel de estilo Art Nouveau –toda una declaración de intenciones– anunciaba un evento muy esperado que ha tenido lugar este fin de semana en Candelario: la vuelta de los encuentros artísticos y culturales en La Casa de la Sal, un rincón que acoge a los turistas que llegan a visitar el «remanso de paz serrana» que decía Miguel de Unamuno cuando hablaba de la villa corita y que, además, ahora ha vuelto a mostrar su lado más solidario.

Y es que estos encuentros no solo tienen una intención estética o sensorial de disfrutar con el arte –en todas sus variantes– sino que también pretende ser útiles y solidarios, recaudando fondos para la ONG bejarana SBQ, que desarrolla lo que ellos mismos llaman el ‘Humanismo Pequeñito’, sumando pequeños esfuerzos personales que se traducen en microproyectos de cooperación en los cerros de Trujillo, en Perú, donde no solo ayudan a dar una salida económica a algunas familias –a cambio de que escolaricen a sus hijos y puedan tener un futuro mejor– sino que también prestan otro tipo de ayudas como el llevar agua potable para su consumo o construir algunas casas de ladrillo a familias que hasta ahora vivían en chabolas hechas con plásticos que apenas les resguardaban de las inclemencias del tiempo. Además, la solidaridad de SBQtambién llega a la comarca, y a menudo han desarrollado microproyectos para dar alimentos, pagar facturas de primera necesidad o encontrar enseres muy necesarios para algunos vecinos de la zona.

Ahora, desde la Casa de la Sal, con su propietario Luis Nieto Baz a la cabeza vuelven a implicarse –una vez más, puesto que su colaboración ha sido constante, de diferentes maneras, a lo largo de los años– y, si hace un tiempo estos encuentros eran en forma de desayunos solidarios, ahora han creado el concepto ‘Sal de Té’, un lugar donde tomarse algo a la hora del té –por la tarde– y disfrutar de arte en vivo en su más amplio sentido. Así, en la primera jornada, los asistentes pudieron disfrutar de Luis Felipe Comendador –alma y brazo de SBQ– dibujando en directo una imagen que luego se puso a la venta y de la poesía de Mario Benedetti leída en voz alta y con gran sentimiento por Guillermo Luna y Marisa Orobón, dos médicos salmantinos muy colaboradores con estas iniciativas que dieron vida a los versos del escritor en un ambiente con luz tenue y música de fondo.

La magia del arte y un ambiente más que cuidado, con velas, una vajilla y una mantelería blanca, y la sonrisa de los responsables de la Casa de la Sal como estandarte, conquistó a casi la treintena de personas que acudieron al primer ‘Sal de Té’, que se repetirá en más ocasiones aunque sin fecha determinada. «No hay fechas fijas pero quien quiera se puede enterar a través de las redes sociales, sobre todo de SBQ», señalaba Luis Nieto Baz.

Además, el propietario de la Casa de la Sal animó a todos aquellos artistas o amantes del arte que les interese el proyecto a que participen, no solo como meros espectadores –que pagan una entrada de 10 euros que va íntegra a SBQ, puesto que el té, las pastas y el lugar corren a cargo de la Casa de la Sal– sino también de manera activa, leyendo poesía propia o ajena, interpretando música, pintando, haciendo mimo o dando vida a cualquier performance que se les ocurra.

Los interesados en participar pueden hacerlo poniéndose en contacto con este establecimiento o con SBQ a través de las redes sociales ayudando así a que Candelario vuelva a ser un punto de encuentro del arte y la solidaridad con los que más lo necesitan.