El Norte de Castilla

La Feria del Olivar de Vilvestre vive su mejor año y se prepara para la X edición

    Las conferencias lograron atraer el interés del público y fueron un gran éxito de participación.
    Las conferencias lograron atraer el interés del público y fueron un gran éxito de participación. / G. B.
    • La organización quiere cambiar la fecha del evento al mes de mayo y organizar un concurso de aceites de la zona para celebrar su primera década de existencia

    La Feria Transfronteriza del Aceite y el Olivar de Vilvestre celebró su novena edición ayer y lo hizo con gran éxito, tanto en lo referente al número de estands participantes –una quincena para los que hubo que habilitar incluso espacio fuera de la carpa preparada para la celebración de esta cita–, como en la asistencia de público, que se hizo notar tanto en la propia feria como en las conferencias paralelas que se organizaban en el marco de la misma.

    Así lo destacaba, al cierre de la feria, el alcalde de Vilvestre, Manuel Domínguez, quien aseguró que se trata de una de las mejores ediciones de esta cita en sus nueve años de historia algo que, sin duda, ha sido propiciado por el buen tiempo –poco habitual en estas fechas– que ayer acompañó a este evento, que reunió a diferentes profesionales del sector, que ofrecieron sus mejores productos a los visitantes y aprovecharon también para hacer negocio entre ellos.

    Y es que entre los estands se podía encontrar desde maquinaria para trabajar los olivos, hasta aceites de ambos lados de La Raya –destacando los ecológicos, un producto cada vez más en alza–, o carnes, quesos y otros productos elaborados con aceite.Y es que la oliva y sus derivados son el tema único de esta feria monográfica que quiere poner en valor estos productos que tanto trabajo han dado en Las Arribes.

    Pero además de la climatología, gran parte del éxito de este año se debe también al buen enfoque que se le ha dado a las conferencias.La primera, tipo taller, era relativa a la elaboración de la aceituna de mesa a cargo de Francisco Pavao, un ingeniero agrónomo portugués miembro de la Asociación de Olivicultores de alto Douro y Tras os Montes, que destapó los secretos de la elaboración a la treintena de personas –cupo limitado por las particularidades de esta conferencia que incluía una cata– que participaron.

    También exitosa fue la segunda conferencia, especialmente entre los vecinos de Vilvestre, puesto que Manuel Pajarón Sotomayor, ingeniero agrónomo, experto en olivicultura ecológica y técnico de Extensión Agraria y OCA Sierra de Segura, en Jaén; explicó como regenerar olivares antiguos o abandonados, algo que será de gran utilidad próximamente en Vilvestre cuando, después de un proceso que ya lleva años, se entreguen las parcelas definitivas de la concentración parcelaria, que actualmente se encuentra en proceso de alegaciones.

    «Ha habido gente de fuera, pero la mayoría eran vecinos del pueblo y muchos salían diciendo que quizá se animaban a recuperar algunas zonas de olivar que les tocaría con la parcelación a las que ahora ya podrán acceder con vehículo y llevar maquinaria, ya que antes, a algunas zonas, solo se podía acceder a pie o en caballo», aseguraba el primer edil de Vilvestre, quien se mostraba muy satisfecho del éxito de este año.

    Sin embargo, pese a este éxito, desde la organización quieren seguir haciendo grande esta feria, por lo que han pensado trasladarla al mes de mayo para la próxima edición «ya que ahora han empezado los trabajos y muchos profesionales no pueden venir aunque se han mostrado interesados». Además, según las previsiones que tienen, para celebrar la décima edición el próximo año quieren hacer «un concurso de aceites de la zona y de zonas limítrofes», algo para lo que piden «colaboración de otras instituciones» para poder hacerlo atractivo en cuanto a premios se refiere.