El Norte de Castilla

Peñaranda retirará el título de alcalde perpetuo y honorífico a Franco

    En la imagen, el grupo de viviendas que pasarán a llamarse Adolfo Suárez.
    En la imagen, el grupo de viviendas que pasarán a llamarse Adolfo Suárez. / Cecilia Hernández
    • También cambiará el nombre al grupo de viviendas ‘Primero de Abril’ por ‘Adolfo Suárez’ y la Junta retirará el escudo franquista del instituto

    Desde el próximo miércoles, cuando se celebre el pleno ordinario en el Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte, Francisco Franco Bahamonde dejará de ser alcalde honorario y perpetuo de dicho Consistorio, revocando así un acuerdo tomado en sesión plenaria el 29 de marzo de 1974, cuando el dictador aún estaba vivo.

    Esta revocación se producirá, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, gracias a la propuesta del equipo de Gobierno del Partido Socialista, quien llevará la medida al pleno de la localidad junto a otra relativa al cambio de nombre del grupo de viviendas ‘Primero de Abril’, cuya nomenclatura hace alusión al fin de la Guerra Civil y el inicio de la dictadura franquista, por el de ‘Adolfo Suárez’.

    «Es una decisión que había que tomar y ya llevábamos tiempo detrás de algunas cuestiones sobre este tema. Vimos que había en el Ayuntamiento un expediente de nombramiento de alcalde a perpetuidad a Franco y eso unido a que, hace unos años, el equipo socialista ya propusimos al por entonces equipo de Gobierno del PP cambiar el nombre de ‘Primero de Abril’ por el de ‘Adolfo Suárez’ y no se hizo, nos ha llevado a hacerlo ahora», explicaba a este periódico la alcaldesa de Peñaranda de Bracamonte, Carmen Ávila.

    En cuanto a la actual oposición, la alcaldesa asegura que hablaron con ellos sobre la propuesta y que «dijeron que iban a verlo y a estudiarlo, porque no tenían claro que pudiera quitarse el nombre de la calle así sin más, por lo que nosotros hemos puesto en la propuesta que se inicie el procedimiento, tanto en el caso del nombre de las viviendas como en el del nombramiento del dictador, para que se lleve a cabo administrativamente como sea conveniente». Por el momento, desde el PSOE no se tiene constancia de cuál será el voto popular, pero la propuesta será aprobada en cualquier caso, ya que los socialistas tienen la mayoría del pleno.

    Escudo en el instituto

    Otro de los símbolos franquistas que quedan en Peñaranda de Bracamonte y, quizá uno de los más polémicos por su ubicación, es el escudo preconstitucional que se puede ver en la fachada del antiguo instituto laboral Onésimo Redondo, que actualmente es parte del instituto Germán Sánchez Ruipérez y alberga también el centro de educación de adultos El Inestal.

    Se trata de un edificio municipal pero que está cedido a la Junta –quien tiene la competencia en Educación–, por lo que a decisión de retirar este símbolo debía contar con el beneplácito de la administración regional.

    «En su momento tuvimos una propuesta para retirar ese escudo, aunque no lo pudimos hacer al perder las elecciones, pero sí hemos mantenido contacto con la Junta de Castilla yLeón, tanto con el director provincial de Educación, Jesús Laborda, como con el delegado de la Junta en Salamanca, Bienvenido Mena, para solicitarles el poder retirar el escudo y que, si no lo hacían ellos, nos dieran el permiso para retirarlo nosotros como Ayuntamiento», explica la primera edil peñarandina, quien asegura que hizo llegar su solicitud tanto de manera personal como por escrito a los responsables regionales.

    «De eso ya hace unos meses y me han contestado esta misma semana, de hecho íbamos a incluir la propuesta en el pleno, pero al recibir la contestación de parte del propio Bienvenido Mena hemos decidido retirarla», asegura Ávila, quien señala que se hará «próximamente» y que será la Junta quien asuma este coste.

    Sin denuncia previa

    Aunque han sido muchos los ayuntamientos de la provincia de Salamanca que han sido denunciados por incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica al mantener símbolos franquistas en sus espacios públicos, no es el caso de Peñaranda de Bracamonte.

    «De momento no hemos recibido ninguna denuncia, no ha sido un detonante para tomar esta decisión, pero la ley hay que cumplirla y en la medida de nuestras posibilidades así lo queríamos hacer», señalaba la alcaldesa. «Es algo que queríamos dejar ya solucionado, junto a lo del escudo, no podíamos dejarlo más», sentenció.