El Norte de Castilla

Las artes plásticas hallan escaparate

    Gloria Hernández y Paz Pedraza, promotoras de este nuevo espacio cultural, posa en la entrada de El Caradura.
    Gloria Hernández y Paz Pedraza, promotoras de este nuevo espacio cultural, posa en la entrada de El Caradura. / Manuel Laya
    • El Caradura abre sus puertas como nuevo espacio para los jóvenes talentos

    Tras La Malhablada, espacio multifuncional pero especializado en microteatro y artes escénicas, llega El Caradura, una puerta a las artes plásticas que dará cabida a todos aquellos artistas que no saben donde ubicar su talento y que necesitan un punto de partida o rampa de lanzamiento para dar a conocer su obra. Un escaparate en el que caben disciplinas como la escultura, la pintura o la ilustración que se entiende, además, como punto de encuentro para compartir y observar expresiones artísticas de todo tipo.

    Porque El Caradura nace también como espacio alternativo para el espectador. «Normalmente la gente no entra o no se atreve a entrar a una galería de arte, y nuestra intención es la de crear espacios y dinámicas de encuentro», explica Paz Pedraza, una de las socias y responsables junto a Gloria Hernández.

    El Caradura, de este modo, se presentó ayer al gran público como un espacio diferente que busca convertirse en un referente del arte contemporáneo en Salamanca, y cuyo objetivo primordial es el de acercar el arte a la sociedad de una manera espontánea y natural.

    Sello de calidad

    Se trata de un espacio abierto de 230 metros cuadrados para 20 artistas plásticos, donde el organismo gestor, en este caso la empresa La Malhablada, ofrece un contrato de servicios que incluye el alquiler de un espacio físico que incluirá la utilización de la infraestructura compartida como la sala de reuniones, zona de impresión, área de trabajo, etc. Además de esto, el contrato de servicios incluye aspectos relacionados con la gestión y promoción del trabajo del artista mediante otra serie de beneficios como exposiciones individuales y colectivas, showrooms, venta de obra, eventos, publicidad, etcétera. A medio plazo, además, se plantea consolidar una imagen de marca a modo de sello de calidad artística, con artistas emergentes que puedan rentabilizar su trabajo.

    «Hay muchos artistas en Salamanca que necesitan de un espacio porque la gente, por norma, no puede permitirse un marchante de arte», explica Paz, sobre un proyecto que igual abrirá sus puertas para una feria de arte que a jornadas destinadas a que el público pueda ver en directo cómo trabajan los artistas.

    El primer ejemplo se presenta este fin de semana con la exposición de obra por parte de 20 jóvenes artistas que han sido invitados por la organización.

    La primera inauguración, de carácter privado, para familiares, amigos mecenas y diversas personalidades del mundo de la cultura de Salamanca, tuvo lugar el pasado jueves; mientras que su apertura o ficial tuvo lugar en la tarde de ayer, donde ya se pudo disfrutar de la obra de distintos artistas de la capital.