El Norte de Castilla

La universalidad de la Escuela de Salamanca y sus valores

Mariano Esteban señala una de las imágenes de la muestra.
Mariano Esteban señala una de las imágenes de la muestra. / Laya
  • La sala Cielo acoge la exposición ‘1936. José María Sert y la Sociedad de las Naciones’ que forma parte del proyecto ‘Tratato de Paz’

La Universidad de Salamanca ha colgado los estudios sobre la paz que realizó el muralista barcelonés José María Sert (1874-1945), dentro de la exposición ‘1936. José María Sert y la Sociedad de las Naciones. Óptica y Diplomacia’, inaugurada ayer.

Fruto de la colaboración entre el Vicerrectorado para la Conmemoración del VIII Centenario de la Usal y San Sebastián 2016, Capital Europea de la Cultura, en la muestra se podrá contemplar obras de Sert, que se inspiró en la Escuela de Salamanca, como impulsora del derecho de gentes y origen del derecho internacional, para realizar en 1936 sus pinturas murales en la sede de la Sociedad de las Naciones en Ginebra. Esta exposición forma parte del ‘Tratado de Paz’, uno de los proyectos culturales desarrollados con motivo de San Sebastián 2016, y con el que se propone un recorrido a través de las representaciones de la paz en la historia del arte, el derecho y la cultura dispuesto en más de diez sedes diferentes. La comisaria de la exposición, Patricia Molins, aseguró ayer durante la presentación de la muestra que la pintura de los murales de Ginebra supusieron, para José María Sert, «un cambio en su manera de trabajar». Los murales en la sede de la Sociedad de las Naciones son una serie de alegorías de la guerra y la paz, del progreso de la humanidad y del derecho internacional, según recordó Patricia Molins.

Una vez que concluya en Salamanca, la muestra ‘1936. José María Sert y la Sociedad de las Naciones. Óptica y Diplomacia’ volverá a Guipúzcoa, al Museo San Telmo, a partir del 13 de enero.

En 1936 el pintor presentó las pinturas murales realizadas para la sede de la Sociedad de las Naciones en Ginebra, tras hacer los murales para el Rockefeller Center en Nueva York, en sustitución de los que había pintado el mexicano Diego Rivera. En Ginebra, Sert hizo una serie de alegorías de la guerra y la paz, del progreso de la humanidad, de la justicia y del derecho internacional, con un tema oficial, como la aportación del derecho español del siglo XVI al derecho internacional, representada por Francisco de Vitoria y otros profesores de la Usal.