El Norte de Castilla

Manuel García Rondón, momentos antes de iniciar la conferencia.
Manuel García Rondón, momentos antes de iniciar la conferencia. / RUBÉN RAMOS

La Unión Romaní dice que da «pánico» el desconocimiento sobre los gitanos

  • Su secretario general cree que los profesionales del ámbito social no llegan, en ocasiones, a encontrar la tecla para atenderles

El secretario general de Unión Romaní, Manuel García Rondón, ayer que existe un desconocimiento de los gitanos «que da pánico» pero confió en cambiar esa realidad y evitar que en situaciones de crisis «la cuerda se rompa por la parte más débil que somos los gitanos, seguidos de los inmigrantes». García Rondón inaguguró en la Universidad de Salamanca el curso de Formación Intercultural de profesionales del ámbito social.En declaraciones a los periodistas recogidas por la agencia Efe, lamentó que los profesionales del ámbito social «no llegan, en ocasiones, a encontrar la tecla adecuada para atender a la población que vive en situación de exclusión» y especialmente al colectivo gitano que tiene sus características.

«Nosotros somos gitanos y queremos ser iguales pero tenemos nuestra particularidad y eso es lo que apelamos a través de este tipo de formaciones», en alusión al curso inaugurado, apostillo el secretario general de Unión Romaní.

Asimismo, opinó que los gitanos que están «normalizados son muy invisibles» y que lo que se ve «es la pobreza, la exclusión y la marginación» por lo que para trabajar con la población gitana «hay que estar revestido de una piel especial».

«No se puede trabajar en el campo de la educación y de lo social por una nota de corte, sino que es algo vocacional y hay que tratar a nuestra gente o a cualquier otro ciudadano como tales», remarcó.

Desde la Unión Romaní lo que se pretende es que en todos los territorios se aplique «un modelo de buenas prácticas con algo muy concreto porque queremos seguir siendo gitanos por encima de todo».

A su entender, de lo que se trata es de haya «una sola raza: la humana, ése es nuestro objetivo», sentenció García Rondón.