El Norte de Castilla

«Queremos que las Edades del Hombre sorprendan por su calidad»

José María, ayer en Ciudad Rodrigo.
José María, ayer en Ciudad Rodrigo. / S.G.
  • José María Vicente Pradas / Fundación Edades del Hombre, Ofreció ayer una charla en Ciudad Rodrigo y reconoció que van más allá y que buscan que la gente repita una vez concluida la muestra

‘La vida de Cristo: un recorrido por las Edades del Hombre’, fue el punto de partida de la conferencia que pronunció en la tarde de ayer José María Vicente Pradas, del departamento de Arte de la Fundación Edades del Hombre, dentro del ciclo sobre Jesucristo organizado por el Centro Teológico Civitatense. Como no podía ser de otra manera, y más teniendo en cuenta que en este 2016 se han cumplido 10 años de la celebración de esta exposición en Ciudad Rodrigo, la muestra civitatense salió a relucir en varias ocasiones pues José María Vicente formaba parte del equipo de la Fundación en esa época.

El ponente se encargó de contextualizar, además, qué es la propia Fundación y aportó algunos datos acerca de este proyecto cultural y religioso que lleva vigente desde el año 1988, por eso, aprovechó para «refrescar» algunos datos desde la primera exposición que se celebró en Valladolid hasta la actualidad, es decir, la vigente muestra de Toro, que lleva por título Aqva y que se clausurará el próximo mes de noviembre. Precisamente, a la exposición de la localidad zamorana, la diócesis civitatense ha aportado una pieza, una Misericordia con representación de una sirena perteneciente a la Catedral de Santa María.

–¿Qué tuvo usted que ver con esa exposición de las Edades del Hombre en CiudadRodrigo?

–Formaba ya parte de la Fundación puesto que trabajé en primer lugar en Zamora en el año 2001 y luego ya me incorporé en 2003 en la sede de la propia fundación. Todos, el gran equipo que forma la fundación, intervino de una manera u otra aunque lógicamente, el trabajo estuvo dirigido por el secretario general de entonces y el delegado de Patrimonio de la diócesis de Zamora, José Ángel Rivera de las Heras, que fue el comisario.

-¿Le tocó recorrer todos los pueblos de la diócesis para seleccionar las obras que finalmente se eligieron y se expusieron?

-En el departamento nos encargados de buscar, tenemos bases de datos y también conocemos el patrimonio artístico de la región, el equipo está formado en Historia del Arte, algunos somos doctores incluso, y tenemos conocimientos de todos estos años, de largas trayectorias, de ver todos estos años por motivos de restauración o de investigación y por supuesto que aportamos ideas aunque es el propio comisario quien hace la selección definitiva

-¿Recuerda alguna pieza que le llamara la atención especialmente?

-Fue una gran exposición, celebrada en una gran catedral y recuerdo un montaje muy acertado. Se mostraron 201 piezas, un número muy significativo, y la cifra de visitantes fue apabullante porque en apenas 184 días de exposición, que fueron los que realmente estuvo en funcionamiento desde el 9 de junio hasta el 10 de diciembre, pasaron 550 mil personas. Hubo obras, como en todas las Edades del Hombre, de pintura, escultura, grabados, orfebrería. Sería muy difícil quedarse con uno pero en conjunto yo la recuerdo como una gran exposición, con un montaje que fue realmente sorprendente.

-Para Ciudad Rodrigo hubo un antes y un después de esa exposición. ¿Ustedes se llevan la misma impresión cada vez que clausuran una de estas muestras?

-Sí, desde luego esa es nuestra intención. Nuestro objetivo fundamental y en este caso bajo la actual dirección del secretario general, Gonzalo Jiménez Sánchez, es que las exposiciones sean magníficas de calidad, que sorprendan pero también nos gusta ir un poquito más allá y que esa gente que viene a nuestras exposiciones, conozca el patrimonio de las localidades donde se desarrolla que habitualmente es extraordinario como pudo ser el propio Ciudad Rodrigo. Queremos sembrar para que sigan viniendo esas personas y que no, una vez concluida la propia exposición, se diluya todo y baje el turismo de manera considerable. Es difícil, quizás, mantenerlo al mismo nivel que cuando hay una exposición de este tipo que llama a muchos sectores y que sabemos que tenemos una cantidad de amigos de las Edades del Hombre muy alta que nos visita asiduamente pero por lo menos hay que conseguir que mucha de esa gente que se ha acercado a Ciudad Rodrigo repita y que toda la difusión que se ha hecho durante el periodo expositivo llegue a todos los rincones de nuestra comunidad y más allá puesto que la difusión la realizamos más allá de las fronteras regionales y las propias ciudades que sufren un lavado de cara muy sustancial, puedan seguir recibiendo visitantes, incrementándolos y de eso se trata, es nuestro objetivo que cuando nos vamos, no se acabe todo ahí.

-En su conferencia destacó algunas obras de las diferentes exposiciones de las Edades del Hombre, ¿cuáles son las que aparecen pertenecientes a la diócesis de Ciudad Rodrigo?

-Hay algunas obras muy significativas como El Cristo del Perdón de Luis Salvador Carmona, una de las más interesantes que se expusieron por su iconografía, belleza y por la forma en la que está tratada. También hablé del propio continente, de la Catedral, y de la imagen del cartel, Kyrios, que saludaba a todos los visitantes que se acercaron a la exposición y que como dije antes fueron muchísimos. En este recorrido por las Edades incluyo alguna obra de arte contemporáneo, en los últimos años estamos incidiendo mucho en los grandes artistas, fundamentalmente de nuestra región.

-Precisamente en Aranda de Duero se expuso el denominado Arte Fontino a través de una obra que está en el Palacio Episcopal de Ciudad Rodrigo.

-Sí, del artista Carmelo de la Fuente que reside en Aranda. Hace un trabajo muy interesante martilleando chapas y va creando formas artísticas que en algunos casos son temas campesinos, de la zona donde él reside, en este caso era un pan y un cáliz y nos pareció muy adecuada esta pieza que se encuentra en el propio palacio.

-Ustedes también se encuentran alguna que otra sorpresa, recuerdo que hace 10 años apareció una virgen que se atribuyó a Pedro de Mena en el municipio de Saucelle, en la comarca de Vitigudino.

-Parece mentira que en pleno siglo XXI sigan apareciendo obras o se sigan dando autorías a piezas que hasta esos momentos estaban catalogadas como de autor anónimo pero es cierto que todavía nos sorprendemos y no sé si recuerdas que concluida la propia exposición de Ciudad Rodrigo, durante el proceso de desmontaje, cuando un operario de la propia fundación estaba colocando una imagen en lo alto de un retablo se observó que una de las esculturas portaba un báculo que resultó que pertenecía a la escuela de Limoges, del siglo XIII y que estaba magníficamente conservado, resultó un hallazgo realmente interesante.

-¿Qué futuro tienen estas exposiciones de las Edades del Hombre?

-Esperemos que muy largo y muy fructífero. En ello está trabajando el propio secretario general, el equipo que conforma la fundación y respaldado por el patronato que está conformado por los 11 obispos de Castilla y León. El propio secretario general y la consejera de Cultura refrendaron recientemente las nuevas ediciones de años sucesivos, yo creo que seguiremos al mismo ritmo que ahora y entusiasmando todos esos seguidores que se acercan con asiduidad a conocer este proyecto cultural y evangélico de la Iglesia en Castilla y León, que realmente permite acercar todo el patrimonio, que muchas veces se encuentra en clausuras o edificios de difícil acceso, o iglesias que desgraciadamente están cerradas y es una forma durante unos meses de poner ante los ojos de los visitantes obras que de otra forma no podrían ver. Incluso, muchas de ellas restauradas para la ocasión en un número significativo ya que son todas obras generalmente novedosas no expuestas, y es aquí en Valbuena donde se restauran se les da todos los mimos necesarios para que puedan lucir en su máximo esplendor.

-¿Siempre tienen obras en restauración en ese Monasterio de Santa María de Valbuena?

-Sí, los talleres funcionan de continuo. Indudablemente, de cara a una exposición, la cantidad de obras que se restauran es mayor y enfocada a esa exposición pero los talleres están abiertos a restaurar obras de todas las diócesis, particulares, es un equipo de profesional en escultura, pintura en todas las materias, de reconocido prestigio y que ha restaurado obras de una categoría impresionante. Por aquí han pasado artistas como Murillo, Gregorio Fernández, Alejo de Bahía, Berruguete, es decir, los mejores escultores y pintores han sido restaurados en estas instalaciones, en el Monasterio de Santa María de Valbuena, en la provincia de Valladolid.