El Norte de Castilla

23 nuevos municipios disponen de sus propios mapas estratégicos de ruidos

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y el diputado Manuel Rufino García con algunos de los alcaldes.
El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y el diputado Manuel Rufino García con algunos de los alcaldes. / M.J. GUTIÉRREZ
  • Realizados por la Diputación de Salamanca se suman a las 42 localidades que ya los obtuvieron en la primera fase de este proyecto

La Diputación de Salamanca entregó en la mañana de ayer los nuevos mapas estratégicos de ruido elaborados a través de un proyecto financiado al 75 por ciento con fondos Feder encaminado al control de la contaminación acústica en el ámbito de la provincia de Salamanca. Concretamente, estos trabajos están enmarcados en el Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza España-Portugal II, en el Proyecto ‘Riscos Norte’, dentro de las acciones de protección contra riesgos naturales y tecnológicos.

Se trata de la segunda fase de este proyecto que llega a 23 municipios gracias a una inversión cercana a los 24.000 euros; mientras que en la primera fase fueron un total de 42 localidades transfronterizas las beneficiadas con una inversión de 50.000 euros.

Como explicó ayer el presidente de la institución provincial, Javier Iglesias, ante los alcaldes de los municipios seleccionados -todos con una población entre 600 y 3.000 habitantes-, «este proyecto pone de manifiesto el compromiso de la Diputación con el medio ambiente y con las personas» puesto que se trata de una actuación para proteger a ambos.

Objetivos

Los objetivos de este proyecto, según manifestó Iglesias, se pueden resumir en tres: el primero, ofrecer una información sobre la exposición de la población al ruido ambiental para que se lleve a cabo un control, si fuese necesario; el segundo, ofrecer una herramienta útil a los ayuntamientos para la toma de decisiones futuras; y el tercero, concienciar de los riesgos de la contaminación acústica.

De esta forma, los mapas realizados ofrecen a los ayuntamientos información sobre la zonificación acústica de los pueblos, que es de interés para la elaboración de proyectos de edificación. Así, quienes pretendan llevar a cabo una construcción, pueden informarse del nivel acústico de la zona y si es elevado, adoptar las medidas necesarias para que no influya en su calidad de vida. Datos que los ayuntamientos pueden tener también en cuenta a la hora de conceder licencias de obra, y también les servirá como base para una gestión del ruido ambiental en el futuro, ya que -como manifestó el diputado de Medio Ambiente, Manuel Rufino García- si estos estudios se aprueban en pleno se convierten en un documento oficial que puede utilizarse a la hora de realizar un ordenamiento urbanístico.

Asimismo, hay que señalar que este proyecto fomenta la concienciación sobre los riesgos para la salud de las personas que se exponen a una contaminación acústica y plantea posibles medidas correctoras para paliar las consecuencias de los excesos de ruido.

Por otro lado, junto a la elaboración de los mapas, desde la Diputación se ha realizado una labor de divulgación y formación con cursos de formación a personal técnico municipal y a cargos públicos de pequeños municipios en técnica de control acústico; y se han adquirido nuevos equipos de analizadores de frecuencia, sonómetros y emisor de ruidos para la medición de aislamientos acústicos. Todo ello con la ayuda económica de la Unión Europea.