El Norte de Castilla

El PP aprueba en solitario el presupuesto de la Diputación para el ejercicio 2017

Un momento de la sesión plenaria extraordinaria celebrada ayer en la Diputación para debatir los presupuestos de 2017.
Un momento de la sesión plenaria extraordinaria celebrada ayer en la Diputación para debatir los presupuestos de 2017. / M.J. GUTIÉRREZ
  • Los partidos de la oposición (PSOE, C’s y Ganemos) votan en contra de unas cuentas que califican como «continuistas»

El presupuesto general de la Diputación para el ejercicio 2017, que asciende a un total de 110,8 millones de euros incluyendo los Organismos Autónomos y casi 102 millones de presupuesto provincial, fue aprobado en la mañana de ayer con los 13 votos del Partido Popular, ya que toda la oposición -tanto PSOE, como Ciudadanos y Ganemos Salamanca- que suman 11 diputados, votaron en contra de unas cuentas generales que calificaron de «continuistas» y de ser «un corta y pega» de años anteriores.

Algo que, en palabras de la diputada de Economía y Hacienda, Chabela de la Torre, encargada de defender el presupuesto, «nos llena de satisfacción» porque eso es precisamente -afirmó- lo que les diferencia, que «tenemos coherencia» y siguen el compromiso adquirido en el discurso de investidura del Partido Popular, cuando se habló de unas «líneas de Gobierno para desarrollar en cuatro años», por lo que su política no cambiará durante toda esta legislatura ni tampoco lo harán la línea de los presupuestos que elaboren año tras año.

Si ésta fue la crítica principal de los tres partidos de la oposición y uno de sus motivos para votar en contra de los presupuestos, el turno de intervención de cada uno de los portavoces de los grupos de la oposición sirvió para poner sobre la mesa tanto las enmiendas que presentaban a los presupuestos como la opinión que le merecían las cuentas presentadas.

Como ocurre en cada sesión plenaria, el primero en tomar el turno de palabra fue el diputado de Ganemos Salamanca, Gabriel de la Mora, quien a lo largo de sus dos intervenciones señaló que se tratan de «unos presupuestos sin alma ni dirección política y sin expectativas de futuro», que cuentan con «partidas sobredimensionadas», ya que no se llega a ejecutar el 80 por ciento del mismo. Y criticó y calificó de «lamentable» el hecho de que se destine dinero a amortización de deuda en lugar de destinarlo a cuestiones más importantes, cuando el único ahorro que consigue la Diputación con ello son «40.000 euros» de los intereses. Y pidió que se mantenga la inversión en derechos sociales, lo que debe ser una prioridad para acabar con el aumento de la exclusión social y hacerlo a través de subvenciones de concurrencia competitiva y no dando el 80% de los fondos a las ONG porque así se consigue «asociaciones sumisas a las instituciones».

Por todo ello, pidió un cambio en las políticas de empleo y derechos sociales poniendo especial atención en «la economía del conocimiento, basada en formación, empleabilidad, investigación y extensión de los nuevos desarrollos de la provincia ligándose al empleo verde».

Todas estas propuestas se materializaban en un total de 31 enmiendas por valor de más de 12 millones de euros. En ellas, se habla por un lado de propuestas de eficiencia, racionalización y reducción de los gastos públicos, que supondrían un ahorro de 12,5 millones de euros que se podrían destinar a las propuestas que Ganemos Salamanca dividió en varios ejes: uno de democracia, transparencia y participación, otro con medidas de empleo y derechos sociales; y un tercero sobre economía y medio ambiente.

Chabela de la Torre respondió a la intervención de Gabriel de la Mora señalando que es «normal que no le guste nuestra propuesta porque compartimos poco o nada con usted» y respondió a las cosas que criticaba como la política de amortización de deuda indicando que «estamos orgullosos y satisfechos porque nos permite disponer de dos millones más para invertir en otras cuestiones y esto es visión de futuro».

Por parte de Ciudadanos, su portavoz -Manuel Hernández- criticó el no haber dado oportunidad a la oposición para participar en la elaboración de los presupuestos, en los que se ve «falta de motivación». Y destacó, principalmente, la falta de inversión, señalando que sólo 2 de cada 10 euros llegan a los pueblos, mientras que aumentan el gasto para «mantener los servicios de esta Casa».

Por lo que respecta a las enmiendas, Ciudadanos presentó 9 por un valor de 1,8 millones de euros, destinados a redes de abastecimiento de agua, señalización vertical en caminos vecinales, aumento de la partida del Plan Estratégico de Turismo, organización de una feria de turismo y creación de un plan de juventud, adquisición de desfibriladores, creación de un plan de medios, estudio sobre TDT, telefonía e internet y mejora del proyecto de la vía férrea de la Fregeneda.

De la Torre respondió a todo ello con diversos datos pero incidió en la afirmación de que «sólo llegan 20 de cada 100 euros a los pueblos es una visión simplista» porque no se tienen en cuenta todas aquellas partidas que recaen también en los pueblos como las obras municipales, las inversiones en carreteras y caminos, los contratos en servicios como extinción de incendios, administración electrónica, etcétera. «Los pueblos y los habitantes de la provincia son el gran pilar del presupuesto», señaló De la Torre, quien se refirió también al dinero presupuestado (600.000 euros) al Plan de Turismo, que consideran suficiente para este año, puesto que se trata de «una planificación seria a cuatro años para vender el producto fuera», pero además a ella hay que sumarle los 260.000 euros presupuestados para acciones de turismo y las dos propuestas presentadas a Interreg.

En cuanto a los socialistas, su portavoz -Carmen García Romero- agradeció la «buena voluntad del equipo de Gobierno para negociar el presupuesto» aunque no se llegó a un entendimiento, por lo que el PSOE hablaba de una serie de medidas «que no se contemplaron durante 2016 y en las que se ha trabajado durante todo el año para que fueran atendidas en el presupuesto de 2017» por considerarlas «imprescindibles para mejorar la vida de los vecinos y facilitar el trabajo de los concejales».

Dicho esto, García Romero hablaba de los presupuestos presentados por el PP, calificándolos de continuistas, sin iniciativas nuevas y «que dan la espalda al principal problema de la provincia, el desempleo que es la causa de la despoblación».

También habló de la falta de servicios de calidad, y de que el PP no entiende que en los pueblos «es vital» contar con las nuevas tecnologías -los escolares para hacer los deberes, todos para comunicarse por teléfono y las empresas para poder desarrollar su actividad empresarial, por poner algunos ejemplos-, porque sin ellas se llega al «aislamiento social». Y dicho esto pasó a repasar las diferentes propuestas del PP, calificándolas todas de «insuficientes» y que «no alcanzan a todos», aumentando la desigualdad entre los municipios, por lo que son unos presupuestos «erráticos, que no sacan del pozo de la despoblación a la provincia», matizó.

Para concluir, Carmen García propuso al equipo de Gobierno que dejara los presupuestos encima de la mesa para poderlos debatir y negociar con los grupos de la oposición, puesto que entre ellos había enmiendas coincidentes.

La diputada de Economía agradeció el «esfuerzo del PSOE para llegar a un acuerdo», pero recordó que lo que presentaban eran una serie de propuestas «llenas de intencionalidades, pero es complicado llegar a un acuerdo cuando no se concreta nada».

Por otro lado, Chabela de la Torre quiso señalar antes de la votación a los presupuestos que todo lo esgrimido por los diferentes partidos no justificaba su voto en contra y que «votar en contra a estos presupuestos era votar en contra del desarrollo de la provincia, de la protección social y de las bases para conseguir calidad de vida de los vecinos». Y añadió que «afortunadamente para la provincia de Salamanca, no necesitamos su voto a favor, aunque nos hubiera gustado contar con él».