El Norte de Castilla

La Cascanueces de Candelario reúne a casi 100 personas pese al mal tiempo

Un momento de la ruta.
Un momento de la ruta. / FOTO CEDIDA POR JAVIER YUSTE
  • La marcha ha cumplido doce años y, en esta ocasión, la organización ha querido homenajear a Guillermo Ramos

El pronóstico para este fin de semana anunciaba lluvias en toda la provincia algo que, sin embargo, no amedrentó a casi un centenar de personas que, en la mañana de ayer, participaron en la tradicional Marcha del Cascanueces de Candelario, organizada por el Grupo Candelariense de Montaña y que este año ha celebrado su decimosegunda edición.

De hecho, en las inscripciones eran 140 las personas que se habían apuntado, pero finalmente fueron 96 los que tomaron la salida, con media hora de retraso para esperar a que parara un poco la lluvia que, a primera hora de la mañana, mojaba las calles de Candelario. Una pequeña espera que ha dado paso al inicio de una marcha en la que, casi todo el recorrido, ha estado marcado por las nubes, pero sin lluvia.

Cabe señalar que, debido a las precipitaciones de los últimos días, se ha tenido que cambiar el recorrido, pasando de los 21 kilómetros iniciales a 14 al no poder ir por Navamuño y Hoya Tiñero dada la crecida del río que impedía cruzarlo con seguridad. Así pues, la marcha salió del pabellón de Candelario y fue por Puente Nueva, el pantano, La Dehesa, el Marial y Los Quemales para ir a salir a la altura de la fábrica de Redondo Iglesias, desde donde se ha bajado al paraje del Herrerito para comer un bocadillo y retomar fuerzas antes de volver a Candelario, donde los participantes han compartido un cocido en el albergue.

Durante la comida se ha entregado una placa como reconocimiento a Guillermo Ramos, joven corito miembro del Grupo Candelariense y que está empezando a destacar como corredor de carreras de montaña, especialmente en Extremadura.

La próxima actividad del grupo será el día 1, en colaboración con los dos grupos bejaranos, en la conocida como Marcha de Otoño.