El Norte de Castilla

Majestuosas carrocerías para añorar décadas pasadas

Los turismos fueron fotografiados durante toda la jornada.
Los turismos fueron fotografiados durante toda la jornada. / Laya
  • Una treintena de automóviles, motos y camiones con más de 25 años de antigüedad son expuestos con fines solidarios

Un elegante y antiquísimo modelo de la marca Ford, luciendo una matrícula fechada en Salamanca con el primigenio número 2.454. Ésta era una de las maravillosas antigüedades automovilísticas que ayer fue objeto de adoración fotográfica, por salmantinos y foráneos, durante la II Concentración Nacional Solidaria de Vehículos del Pasado en las proximidades de la Catedral, organizada a favor del Proyecto Hombre con fines solidarios, y que la anterior edición permitió recaudar 3.873 euros.

Con el fondo de la Catedral como marco patrimonial incomparable, Vehículos del Pasado mostró a los visitantes más de una treintena de unidades, que incluyeron automóviles, motos, furgonetas, motocarros, autocares y camiones. El nexo común de todos ellos era que superaban los 25 años desde su fabricación. Los vehículos permanecieron expuestos desde las 10:30 hasta las 18:00 horas en la zona de las Catedrales. La organización corrió a cargo de la Asociación de Amigos del Museo de Historia de la Automoción de Salamanca, contando con el apoyo de dicho centro expositivo, los ayuntamientos de Salamanca y Guijuelo, la Diputación y la Diócesis.

Una sucesión de los populares Seat 124, alguno con huellas de su paso por competiciones de carreras, se alineaba cerca de la Catedral. Muy próximos a ellos permanecían estacionados monoplazas con unos diseños que, en su momento, rompieron esquemas y marcaron tendencia. Por su puesto, no faltaron dos populares referencias del masivo consumo automovílístico del siglo XX, como los diminutos Seat 600, que cautivaron a millones de conductores durante el despegue español de los años 60 y 70, y los icónicos escarabajos Wolkswagen, que ha sido el turismo con más tiempo de producción en la historia del automóvil –desde 1938 hasta 2003– cosechando un récord de ventas en el planeta, con 21 millones de unidades distribuidas.

Un atractivo Citröen de color negro, con el número de matrícula 7.476 y que parecía sacado de una película antigua, también deslumbró. Además, se exhibieron varios modelos de Renault 5, un Renault Caravelle, un Cobra e incluso motos Mobylette.