El Norte de Castilla

El matrimonio de Fuentes de Oñoro apareció abrazado en la cama, ella con dos tiros y uno él

Concentración celebrada ayer en Fuentes de Oñoro.
Concentración celebrada ayer en Fuentes de Oñoro. / S. G. R.
  • Fuentes cercanas a la familia aseguran que la hija recibió un mensaje en los que el padre le alertaba de lo que iba a suceder en la vivienda

El suceso de Fuentes de Oñoro, en el que un matrimonio apareció muerto con heridas por arma de fuego en lo que se presupone como un episodio de violencia machista, sigue bajo secreto sumarial pero es verdad que se van conociendo nuevos datos. En concreto en el lugar de los hechos, el segundo piso de la calle Manuel de Falla número seis, se registraron tres tiros: dos recibió la mujer, Isabel Paixao; y uno Ángel Rodríguez, guardia civil de profesión. De hecho, tal y como confirmó el portavoz de la guardia civil en Salamanca, Enrique Miguel, esos disparos se efectuaron con un arma particular del cabo fallecido y no con el arma oficial como se dijo en un primer momento.

La escena que, en teoría, se encontró el familiar que acudió a la casa que compartía el matrimonio fue la de las dos personas metidas dentro de la cama, es más, algunas fuentes del entorno familiar aseguran que él la abrazaba a ella.

Pero las informaciones de esas fuentes próximas a la familia van más allá y afirman que la hija, de nombre Katia, recibió un mensaje en la que se la alertaba de lo que iba a suceder. En concreto, esas fuentes precisan: «le decía algo así como que cuando leyera ese mensaje ya no estaría vivo y que estuviera tranquila que su madre estaba dormida y no había sufrido».

Supuestamente, la hija avisó a su tía, hermana del fallecido, y fue esta la que se acercó al domicilio en el que el hombre vivía cada vez que contaba con un permiso ya que estaba destinado en la actualidad en Puerto de Pasajes, en Guipúzcoa.

La Guardia Civil sí que reconoce la existencia de un mensaje pues tal y como indicó el portavoz en Salamanca, Enrique Miguel , cuando fue preguntado si se les había echado en falta respondió: «No, recibieron un mensaje y vinieron al domicilio a ver qué ocurría».

Condena

El Ayuntamiento de Fuentes de Oñoro celebró ayer mismo un pleno extraordinario en el que se aprobó una propuesta de la alcaldía en la que se pedía, entre otras cuestiones, la implicación de la sociedad y de las administraciones en la lucha contra la violencia de género.

El propio alcalde, Juan Luis Bravo, resumió el sentimiento del pueblo fronterizo, «consternación y sobrecogimiento» fueron sus palabras exactas, por lo que consideró preciso un pronunciamiento de «repulsa ante cualquier acto de violencia de género». En palabras del primer edil y según se pudo escuchar en el salón de sesiones oñorense, los malos tratos «no son un asunto privado», exigió «tolerancia cero» y «responsabilidad compartida entre el conjunto de la ciudadanía»..

En la proposición de la alcaldía, aprobada por unanimidad del pleno, se acordó instar al gobierno de la nación a seguir aplicando «con la misma diligencia la ley integral de medidas urgentes»; de igual modo, se instó a que se pongan a disposición de las víctimas «todos los recursos posibles» y se refuercen «programas de sensibilización».

Tras este pleno extraordinario, en el que también se acordó decretar tres días de luto oficial y suspender todos los actos oficiales y lúdicos, la corporación, junto con representantes de otras instituciones y alrededor de un centenar de vecinos del municipio, se concentraron en la plazuela de la iglesia del casco antiguo donde se guardaron cinco minutos de silencio.

Hasta Fuentes de Oñoro también se trasladó la directora general de la Mujer de Castilla y León, Esperanza Vázquez, quien explicó que «a pesar de estas situaciones y de lo que estamos viendo en los últimos días, todos los órganos implicados queremos seguir trabajando, estamos todos implicados» y aseguró que «podemos y debemos llegar al fin de esta lacra», eso sí, «debemos trabajar unidos, ser muy estrictos y rigurosos en el ámbito de nuestras competencias» e invitó a la sociedad a implicarse a la hora de animar a las mujeres víctimas de violencia de género a que denuncien. A esta concentración acudió, además, el secretario general de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, Antonio Andrés Laso.

Mientras esta concentración se desarrollaba, amigos y familiares de los fallecidos velaban los cuerpos en el velatorio de la localidad. En la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción se ofició la misa funeral conjunta por estas dos personas de 51 años de edad. Él, fue enterrado en Fuentes de Oñoro y ella iba a ser incinerada y, previsiblemente, esas cenizas trasladas a Portugal, de donde era originaria.

Juzgado

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León emitió un comunicado en la jornada de ayer en la que se precisaba que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Ciudad Rodrigo, competente en materia de Violencia de Género, ha abierto diligencias previas por el suceso ocurrido en Fuentes de Oñoro y ha declarado el secreto de las actuaciones. El Juzgado está a la espera del resultado de los informes forenses. Se aclara además que en agosto de 2005, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Ciudad Rodrigo abrió unas diligencias urgentes tras una denuncia de la mujer por lesiones. Se tramitó como juicio rápido y, al no conformarse el hombre con la pena que solicitó el fiscal, se derivó al Juzgado de lo Penal 1 de Salamanca para celebrar juicio. El 22 de agosto, en el mismo acto de la vista oral, la mujer y el fiscal retiraron la acusación por lo que el Juzgado de lo Penal dictó sentencia absolutoria.