El Norte de Castilla

Solo el 45% de los municipios se han sometido a la fiscalización de sus cuentas

Sesión plenaria del Ayuntamiento de Salamanca con la asistencia de los concejales de los cuatro grupos municipales.
Sesión plenaria del Ayuntamiento de Salamanca con la asistencia de los concejales de los cuatro grupos municipales. / WORD
  • El Ayuntamiento de Salamanca aún no ha remitido los datos de 2015 que requiere el Consejo de Cuentas, pese a que el plazo se cierra el 31 de octubre

Lo marca la ley pero en muchos ayuntamientos de la provincia salmantina este precepto legal ha sido arrinconado en los cajones de los despachos y está pasando desapercibido. En unos casos, los gestores municipales no han movido ficha y, en otros, se están demorando excesivamente.

La normativa vigente estipula expresamente que las entidades locales de Castilla y León y sus organismos autónomos, entes públicos y empresas públicas, independientemente de que se rijan por el derecho público o privado, están sometidos a la fiscalización del Consejo de Cuentas. Como órgano autonómico de control externo de la Comunidad, la actuación del Consejo se desarrolla sobre una estructura territorial que suma en sus nueve provincias un total de 2.248 municipios y 2.227 entidades locales menores. Su presidencia la ostenta el exconcejal del Ayuntamiento de Salamanca, Jesús Encabo Terry.

La última actualización realizada por el Consejo de Cuentas, que se puede consultar en el portal rendicióndecuentas.es, pone de relieve que, hasta el día de ayer, únicamente 166 municipios salmantinos habían cumplido con el precepto de rendir sus cuentas, correspondientes a la pasada anualidad de 2015, al organismo que encabeza Encabo Terry. Aparentemente parece una cantidad elevada, pero no lo es si se tiene en cuenta que los 166 municipios en cuestión solo representan el 45% del total provincial, que según los datos que maneja el Consejo de Cuentas, se eleva en el caso específico de la provincia de Salamanca a un total de 362 municipios.

El dato puramente objetivo –el mencionado porcentaje del 45%– adquiere una especial significación, sobre todo si se tiene en cuenta que el plazo para que las diferentes entidades locales de la Comunidad rindan cuentas expira el próximo 31 de octubre. Es decir, apenas faltan 11 días para el cierre oficial y la demora en comunicar los datos ensombrece y arroja dudas sobre la gestión presupuestaria y la capacidad de cuadrar y equilibrar gastos e ingresos en numerosos consistorios.

Entre los municipios que se han retrasado figura el Ayuntamiento de la capital salmantina. El Consejo de Cuentas sigue a la espera de que el grupo municipal de gobierno del Consistorio de la capital del Tormes, que encabeza el alcalde Alfonso Fernández Mañueco, rinda cuentas sobre los ingresos y los gastos correspondientes a la anterior anualidad. Y eso que la cuenta atrás entra en su recta final y el calendario disponible cada vez se acorta más, dado que el último día que se acepta para proceder a la rendición de cuentas es el citado 31 de octubre.

El año pasado el Ayuntamiento de Salamanca se enfrentó a una tesitura similar. No en vano, esperó a los últimos días posibles para dar testimonio de sus cuentas y remitir sus cifras al organismo que preside Jesús Encabo. En concreto, la rendición de las cuentas por el Consistorio, correspondientes al año 2014, fue efectuada el 27 de octubre de 2015, justo cuatro días antes del cierre oficial del proceso. La institución municipal apuró entonces los plazos permitidos y todo apunta a que este año volverá a decantarse por la misma senda, aguardando a los últimos días de este mes.

En realidad, el caso del Ayuntamiento de Salamanca no es, ni muchísimo menos, el único que es propenso a estos retrasos. En este sentido, el pasado 11 de octubre y durante la celebración de unas jornadas informativas en Palencia, Jesús Encabo efectuó un llamamiento a los municipios de la provincia palentina para que cumplieran con su obligación legal de rendir las cuentas correspondientes al ejercicio de 2015 antes de que expire el plazo el 31 de octubre.

Encabo desveló entonces que, a falta de tres semanas para el agotamiento del calendario fijado, los ayuntamientos palentinos se encontraban muy por debajo de la media autonómica, que se situaba en aquella fecha en el 23,7%, mientras que en Palencia bajaba hasta el 8,9%. No obstante, el presidente del Consejo de Cuentas lanzó un mensaje de tranquilidad para evitar la alarma institucional, al reconocer que este año, y también el pasado, los ayuntamientos y entidades locales se habían relajado con respecto a ejercicios anteriores. Todo ello no va a ser óbice para que el proceso de rendición de cuentas se vaya a acelerar, casi con toda seguridad, en los últimos días de este mes, por lo que Encabo confía en que los porcentajes de rendición se acaben elevando en breve y con rapidez

Pese a la ralentización, lo cierto es que Salamanca despunta de forma positiva en este apartado. En octubre de 2015, y justo cuando apenas faltaban cuatro días para el cierre de plazo, Jesús Encabo resaltaba que Salamanca, junto con Valladolid y Palencia, eran las provincias cuyos municipios presentaban los índices más altos de rendición de cuentas, sobrepasando en los tres casos el umbral del 90%.

La extensa relación de municipios que arroja la estadística del Consejo de Cuentas pone de relieve que, entre los ayuntamientos que sí han cumplido el requisito legal y han detallado sus gastos e ingresos, figuran Aldeatejada, Cabrerizos, Castellanos de Moriscos, Ciudad Rodrigo, Doñinos, Guijuelo, Peñaranda de Bracamonte, Santa Marta de Tormes y Villamayor, entre otros muchos y hasta completar una lista con 166 nombres.

En el otro extremo de la balanza, donde se asientan los municipios que encaran esta recta final del proceso sin haber ejecutado todavía la obligada rendición de cuentas, se localizan los casos de Alba de Tormes, Béjar, Carbajosa de  la Sagrada, Juzbado, La Fuente de San Esteban, Lumbrales, Vitigudino, Villoruela y Villares de la Reina.