El Norte de Castilla

Investigadores abogan por especializar las universidades

JuanCasado, secretario general de la Consejería de Educación, y Francesc Solé, vicepresidente de la Fundación CyD.
JuanCasado, secretario general de la Consejería de Educación, y Francesc Solé, vicepresidente de la Fundación CyD. / N. GALLEGO-EFE
  • Francesc Solé, vicepresidente de la Fundación CyD, cree que la Universidad española ha resistido la crisis

Lo que han pasado las universidades españolas ha sido una tormenta de aúpa. De las que provocan naufragios. Y la Fundación Conocimiento y Desarrollo, creada en 2002, cree que ahora empieza a amainar así que, en lugar de presentar números y estadísticas, ha querido revisar el barco a ver qué tal andan la cubierta y las bodegas. El panorama es sorprendente. «Las universidades han perdido financiación de una forma importante, las cifras son de una magnitud grande. Y ha habido un movimiento legislativo muy escaso, solo dos normas mecanicistas, la limitación de los recursos y profesorado y pasar de 4+1 a 3+2», contextualizó el vicepresidente de la FundaciónCyD, Fracesc Solé, para concluir:«Sin embargo la Universidad resiste».

Apunta a algunos de los campos, claro. «Las publicaciones y patentes han aumentado, igual que las ‘spin off’ –empresas creadas a partir de grupos de investigación que aportan dinero a la Universidad a través de sus contratos con empresas–, y han caído los alumnos, que es un tema a estudiar y es explicable por una cuestión económica», señaló Solé ayer en la presentación del informe anual, un volumen de casi 300 páginas que desgrana número a número la realidad de la universidad española.

Visto el escenario, lo que pretende ahora la Fundación es explicar qué rumbo se debe tomar.Porque recuperar las cifras anteriores a la explosión de la crisis parece imposible, así que lo que se trata, apuntó Solé, es de ver cómo invertir mejor los recursos. «Hemos estado veinte años en los que se han salvado los muebles pero hemos salido esquilmados. ¿Qué pasará?¿Podremos recuperar la tensión anterior o hemos de cambiar el énfasis? Y mirando las tendencias internacionales, la Fundación opina que hay que poner más dinero pero orientado.Incentivando ciertas fusiones, la excelencia, ciertas aproximaciones a la empleabilidad, al fomento de los grupos de investigación... Temas que son los que han quedado más debilitados».

Con lo de fusiones no se refiere a hacer desaparecer universidades, advierte antes de que nadie se asuste. Aunque sí, quizá, unificar ciertos grados repetidos o primar las fortalezas específicas de cada universidad. «Es el momento de la diferenciación de las universidades españolas.Que cada una escoja qué es lo que se espera de ella, cuáles son sus recursos humanos y materiales y enfocar los esfuerzos ahí», dijo. «No creo que haya demasiadas universidades, es una polémica bastante vacía. Cuando las universidades pasan de 7.000 u 8.000 estudiantes y son del territorio, hacen un servicio a ese territorio», aseveró el vicepresidente de la FundaciónCyD. Salva así a las universidades públicas de Castilla y León, ya que todas superan esa cifra con los estudios de grado, máster y doctorado (Burgos es la que se queda más cerca de esa cifra). «Otra cosa es que tres o cuatro universidades cercanas decidan coger algunos grados y fusionarlos.Y meter en un campus un laboratorio de alguna industria, grupos de investigación... Yeso se hace con el consenso de la comunidad autónoma», señalóSolé.