El Norte de Castilla

Los equipos de los bares ganadores junto a vecinos, organizadores y otros participantes en la entrega de premios de ayer.
Los equipos de los bares ganadores junto a vecinos, organizadores y otros participantes en la entrega de premios de ayer. / ELENA GÓMEZ

La Feria de Candelario triunfa en otoño con 1.000 pinchos por bar

  • El Pasaje gana por quinto año esta cita gastronómica y El Hogar se lleva el premio más original

Las dudas sobre el éxito que podría tener la quinta edición de la Feria del Pincho de Candelario eran muchas, tras haberla tenido que trasladar del mes de julio, cuando el pueblo está lleno de veraneantes, a octubre.

Sin embargo esas dudas quedaron disipadas el primer día de la feria, el sábado día 8, cuando la mayoría de los seis bares participantes (El Pasaje, El Ruedo, ElTriana, El Hogar, La Regadera y La Posada) acabaron con sus existencias y tuvieron que ingeniárselas para conseguir más producto con el que recibir a los visitantes el domingo, cuando también fue un éxito.

Este fin de semana la feria también ha contado con muchos visitantes, aunque un poco menos que el primero. Sin embargo el resultado no ha podido ser más positivo: los seis bares participantes han vendido entre los cuatro días que ha durado la feria una media de 1.000 pinchos cada uno. 6.000 pinchos que demuestran que Candelario no solo es uno de los pueblos más bonitos de España, sino que también tiene una interesante cultura del pincho que deja a locales y visitantes con el mejor sabor de boca.

Ayer, último día de la feria, se procedió también a entregar los premios a los dos mejores pinchos y al pincho más original, una decisión que tomaron las 325 personas que, tras completar el recorrido por todos los bares participantes, depositaron su voto en las urnas.

Finalmente, y por quinto año consecutivo, fue El Pasaje y su ‘Raíces y Añoranzas’, un pincho que, tal y como señaló la gerente del local, Guadalupe Hernández, va dedicado a su madre, que es gallega (por lo que el pincho llevaba, entre otros ingredientes, pulpo). «Es un premio simbólico, pero supone un reconocimiento al trabajo que hacemos con todo el cariño. Es un premio a nuestro público», explicó.

Por su parte, el bar El Hogar se llevó el segundo premio y también el premio al pincho más original con su ‘Pincho Real’. Su propietario, Félix Augusto, quien a su vez es el presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) que organiza esta feria, se mostró muy contento con este premio aunque recordó que es «algo simbólico, aquí de lo que se trata es de que la gente venga, no es un concurso». Además, valoró muy positivamente la edición de este año y señaló que, desde el CIT, se tendrá que valorar si mantener la feria en julio o dejarla en octubre, teniendo en cuenta el éxito de este año y la posibilidad de atraer gente en otro momento del año ya que «en verano en los pueblos hay mucha gente».

«Este año ha estado la cosa más reñida en los votos, más repartido», destacaba por su parte la responsable de la feria, Ana María Muñoz, quien destacaba el éxito de este año tanto en cantidad como en calidad. También destacó la implicación de los vecinos y la presencia de visitantes de otros puntos de España.

Además de los premios a los mejores pinchos ayer se sortearon los diferentes premios que había para quien completara la ruta. Así, la cena en La Posada fue para Fátima Asunción, de Candelario; la cena en El Pasaje para Samuel Jimeno; el lote de productos ibéricos y vino de La Regadera fue para Ruth Barrantes, que veranea en el pueblo;y las dos botellas de Ginebra Premium que donó El Triana para Juan Carlos García, de Guadalajara.