El Norte de Castilla

«Santa Teresa de Jesús no vio publicadas sus obras en vida»

    Daniel Sánchez posa junto al facsímil de las obras de Santa Teresa editadas en Salamanca.
    Daniel Sánchez posa junto al facsímil de las obras de Santa Teresa editadas en Salamanca. / Manuel Laya
    • Daniel Sánchez y Sánchez - Canónigo de la catedral y escritor

    • Fray Luis de León editó sus libros en la casa de Guillermo Foquel en la calle Libreros de Salamanca, seis años después de su muerte

    Hoy es el día de Santa Teresa de Jesús, patrona de los escritores, y una de las personas más relevantes que dejó sus huellas en Salamanca. La Santa gozó de la apacible morada de la capital del Tormes, donde fundó convento de carmelitas descalzas en 1570. Aunque su primera noche en la ciudad no fue tan calmada si se tiene en cuenta que su primera noche fue la de los Santos, en una época en la se recordaba a los difuntos con toques de campanas, además hubo otra serie de temores que no amedrentaban a la Santa andariega. La primera mujer doctora de la Iglesia y primera dama doctora Honoris Causa de la Universidad de Salamanca, tal y como recuerda Daniel Sánchez, que es canónigo de la catedral, catedrático emérito de la Universidad de Salamanca y escritor. Daniel Sánchez ha escrito mucho sobre ella, pues le interesa «la figura de Santa Teresa desde siempre, es un caso excepcional de la historia universal».

    – ¿Qué nos cuenta de la vinculación de Santa Teresa con Salamanca?

    – Lo último es que recientemente se ha publicado un facsímil de la primera publicación que recoge las obras de Santa Teresa de Jesús. Fray Luis de León publicó los Libros de la madre Teresa de Jesús en 1588, seis años después de su muerte. Fue en la calle Libreros de Salamanca, en la casa de Guillermo Foquel.

    – ¿Qué nos dice de esas obras?

    – En junio de 1562, termina de escribir su ‘Vida’, que es su libro más largo. Lo hizo por obediencia a sus confesores, que la pidieron que escribiera su experiencia con Dios. Hay una anécdota de Edith Stime, que era atea y discípula del fundador de la corriente filosófica llamada Fenomenología, Edmund Husserl. Cuando Stime lee la Vida de Santa Teresa, dice:«aquí está la verdad», se convierte al catolicismo y se hace católica. En 1945 fue masacrada en el campo de concentración de Auschwitz.

    –¿Qué nos dice del segundo libro que escribió la Santa?

    –Es ‘Camino de Perfección’, para mostrar a las religiosas, con su experiencia mística, el camino para llegar hacía Dios dentro de un convento.

    –¿Del tercero?

    –’Las Moradas’, lo escribió tan sólo en seis meses y es una de las cumbres de la mística mundial, está traducido a 160 idiomas y cuenta con más de 1.000 ediciones.

    – ¿Qué tenemos que aprender hoy de Santa Teresa de Jesús?

    –Entrar dentro de nosotros para encontrar a Dios, porque Dios está dentro del hombre. Dice ella que «no es otra cosa oración mental a mi parecer, sino tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama». Ella es la mujer del trato o conversación con Dios, que fundamentalmente está dentro de cada uno. La base para acercarse a dios, primero es la humildad, que ella dice: «es andar en verdad», es decir, comprender lo que es Dios, la diferencia que hay con nosotros, y también saber lo poco que somos cada uno de nosotros.