El Norte de Castilla

«Es un insulto decir que las Unidades de Gestión van a dejar de hacer las pruebas»

    El consejero de Sanidad, en el centro, a su llegada a la Hospedería Fonseca.
    El consejero de Sanidad, en el centro, a su llegada a la Hospedería Fonseca. / Manuel Laya
    • El consejero de Sanidad Sáez Aguado rechaza que el objetivo de este modelo sea el ahorro y pide «no demonizarlo»

    El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, señaló ayer que sería «un insulto» decir que los profesionales de las futuras Unidades de Gestión Clínica «van a dejar de hacer pruebas necesarias» a pacientes con el objetivo de cumplir propósitos de eficiencia y ahorro. Quiso dejar claro, además que estas Unidades de Gestión «no tienen que ver con el debate de lo público o lo privado» tal y como han denunciado algunos colectivos.

    Sáez Aguado insistió en que el modelo que defiende Sacyl, en principio para 15 servicios, trata de «gestionar adecuadamente» los recursos y que, aunque «no hay que demonizarlo», «el ahorro no es el objetivo». Según sus palabras, el propósito principal es incentivar «la adecuación, y la mejora de la calidad y de la seguridad».

    El máximo responsable del Sacyl quiso remarcar que «está vetado» que las unidades de gestión «puedan suponer una vía hacia la privatización», y añadió además que el propósito de su implantación es «cambiar, transformar y mejorar» el servicio desde «la confianza en los profesionales».

    En cuanto a las críticas de colectivos y sindicatos, Sáez Aguado no dudó en criticar que haya «campañas» para tratar de «prohibir a los profesionales que avalen las unidades», unas posturas que llegan según apuntó desde posiciones «conservadoras» que insisten en que «es mejor no cambiar nada».

    Según las palabras del consejero, la intención de la Consejería es, desde la defensa de lo público, «demostrar que -el sistema- puede funcionar mejor que con otras estructuras más antiguas y más verticales».

    Respecto a la posible oposición de profesionales a formar parte de las Unidades de Gestión Clínica, el consejero anunció que se han seleccionado «los servicios hospitalarios y centros de salud más maduros y que la línea de continuidad con la mejora y transformación de la Sanidad pública pensando en los pacientes anima a los profesionales a adherirse a estas unidades y que puedan empezar a funcionar» en enero de 2017.

    325 directivos de Sedisa

    Apuntó, además, que «es una experiencia limitada de quince equipos para demostrar que con estas estructuras puede funcionar mejor» y ha hecho hincapié en que «el ahorro es posible y razonable», pero que «no hay que demonizarlo» y que no es objetivo. No obstante, advirtió de que algunas unidades gastarán más y que todo dependerá de los proyectos que trabajen.

    Así lo aseguró antes de intervenir en el acto de apertura de las IX Jornadas Nacionales de la Sociedad Española de Directivos de Salud (Sedisa) celebrado en la Hospedería Fonseca de la Universidad.

    En compañía del consejero, el presidente de Sedisa, Joaquín Estévez, valoró la presencia de 325 directivos en este encuentro de Salamanca, con el objetivo de analizar el estado actual del sistema, tanto público como privado, y posibles iniciativas de mejora.

    Estévez no dudó en asegurar que «lo mejor» del país es el sistema sanitario, del que forman parte unos 900 hospitales, la mitad de ellos públicos y el resto privados. En ambos casos ofrecen servicios «muy eficientes», añadió.