El Norte de Castilla

El PSOE presenta una veintena de alegaciones al presupuesto provincial

Beatriz Martín, Carmen García y Manuel Ambrosio Sánchez en su comparecencia de ayer.
Beatriz Martín, Carmen García y Manuel Ambrosio Sánchez en su comparecencia de ayer. / MANUEL LAYA
  • Exigen partidas dedicadas al fomento de empleo, las nuevas tecnologías, la renovación de redes de abastecimiento, el arreglo de caminos municipales y la limpieza de cauces

La portavoz del grupo socialista en la Diputación de Salamanca, Carmen García, anunció ayer las alegaciones que desde el PSOE van a presentar a los presupuestos propuestos por el PPpara 2017 en la institución provincial.

García, quien estuvo acompañada de los también diputados socialistas Beatriz Martín y Manuel Ambrosio Sánchez, presentó hasta una veintena de variadas propuestas entre las que destacó cinco de ellas que, aseguró, serían las líneas rojas de su grupo para no apoyar la aprobación de los presupuestos en caso de que no se incluyeran.

La primera de estas cinco propuestas es el aumento de las partidas de fomento y formación para el empleo que ayude a frenar la despoblación ya que, tal y como señaló la portavoz socialista, se está produciendo una «sangría» y, en el último año, la provincia habría perdido más de 2.000 personas entre defunciones y quienes se van fuera en busca de nuevas oportunidades.

La segunda propuesta indispensable para los socialistas sería la de impulsar un Plan Integral de Nuevas Tecnologías, «independientemente de que sean o no nuestra competencia», ya que consideran que su no existencia es «un atraso que impide nuestro desarrollo».

Retomar un plan de renovación de redes de abastecimiento y saneamiento, «eliminado en 2011 por el Ministerio de Fomento y la Junta de Castilla y León», es la tercera línea roja para el PSOE, quien denuncia no solo que ésta sea una de las principales reclamaciones de los alcaldes, sino que sigan existiendo redes de fibrocemento «que están prohibidas».

Los otros dos puntos innegociables para los socialistas son disponer partidas suficientes para el arreglo de los caminos municipales y la limpieza de cauces, ya que la partida destinada en 2016 solo ha cubierto parte de la demanda.

Además de estas líneas rojas, los socialistas piden incluir un plan de conservación de elementos singulares en los municipios y otro de señalización vial de travesías; una mayor dotación para el plan provincial de carreteras; ayudas a las explotaciones ganaderas y los prados comunales; mayor promoción de fiestas y ferias así como del asociacionismo juvenil;un incremento de las subvenciones culturales a los ayuntamientos y un plan de promoción de los productos agroalimentarios de la provincia más allá de las ferias locales.

Las ayudas a las industrias relacionadas con los balnearios, el desarrollo del plan estratégico de turismo, la conservación y mantenimiento de albergues municipales y una partida para la digitalización de los archivos locales son otras de las propuestas del PSOE, que completan la petición de ayudas directas para las asociaciones de mayores (sin pasar por la Federación), líneas de ayuda para mantener los telecentros, la instalación de desfibriladores en los ayuntamientos y una mayor implicación de La Salina en el VIII centenario de la USAL, algo que se aprobó en pleno pero que, aseguran, no se ha desarrollado.

Para llevar a cabo todas estas propuestas, los socialistas aseguran que apenas hacen falta entre 4 y 4,5 millones de euros más de lo presupuestado por el PP. Una cantidad que, consideran, se podría conseguir sin esfuerzo haciendo una menor amortización de la deuda de la Diputación y reduciendo las plazas de personas presupuestadas «y que siempre están vacantes».

Además, aprovecharon su comparecencia ante la prensa, para reclamar que no les hayan dejado formar parte de las negociaciones por la RPT y que, por lo que han podido saber, tal y como señaló la diputada Beatriz Martín, «de las más de 20 plazas de nueva creación 9 son del OAEDR y aunque nos habían dicho que no iba a suponer coste alguno o no muy elevado su inclusión en la plantilla de personal, ronda los 600.000 euros».