El Norte de Castilla

José Manuel Biscaia, Javier Iglesias y Chabela de la Torre durante la firma.
José Manuel Biscaia, Javier Iglesias y Chabela de la Torre durante la firma. / ELENA GÓMEZ

El Convenio Transfronterizo Bin–Sal se alarga una década más

  • Une a la provincia de Salamanca y a la Asociación de Municipios de Cova da Beira, en Portugal, para desarrollar proyectos comunes

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y el del Consejo Directivo de la Asociación de Municipios de Cova da Beira, en Portugal, José Manuel Biscaia, firmaron ayer la continuación del Convenio de Colaboración Transfronteriza Bin–Sal por un periodo de diez años más.

Se alarga así una colaboración que ya existe en forma de convenio desde hace una década pero que empezó hace 15 años con la petición, de manera conjunta, de una docena de proyectos Interreg, a los que siguieron después otros cuatro de Poptec, gestionando así una serie de fondos que, en total, superan los 50 millones de euros en estos quince años y que han ayudado al desarrollo y promoción de la zona.

Cabe señalar que el acuerdo firmado ayer entre ambas entidades se mantiene igual que el que se venía desarrollando hasta ahora, teniendo como principal objetivo el «aprovechamiento de fondos que propicien oportunidades a ambos lados de la frontera», tal y como destacó Iglesias, quien señaló que, la única novedad, es que en la parte lusa se han sumado seis municipios a los 9 que ya formaban parte de la asociación.Por su parte, en el lado español de la frontera, el acuerdo afecta a todos los municipios dependientes de Diputación. En total 581.100 habitantes (339.395 en la parte española y 241.705 en la lusa).

Iglesias destacó que durante estos años de colaboración «las relaciones han sido fantásticas, tanto a nivel personal como profesional» y recordó como, actualmente, han presentado conjuntamente ocho proyectos por valor de casi 16 millones de euros que aún están pendientes de resolución.

Entre dichos proyectos destacan el Ferronauta, con 3,5 millones de euros y que tiene como objetivo la recuperación de la línea férrea internacional en Arribes del Duero; el proyecto Raya Natural, que con 1,6 millones de euros apuesta por la protección del medio ambiente a ambos lados de la frontera; el proyecto Bin–Sal Emprende, que quiere ayudar a la promoción empresarial y al emprendimiento en la zona con un presupuesto de 2,1 millones de euros; y, por último, el Biofrontera Bin–Sal, para la lucha contra la prevención de incendios y cuantificado en 1,8 millones de euros.

Discriminación positiva

Para José Manuel Biscaia, la colaboración entre los Municipios de Cova da Beira y la Diputación de Salamanca es un ejemplo y debería ser motivo de una «discriminación positiva» por parte de los gobiernos de ambos países a la hora de tener en cuenta las candidaturas de los proyectos a los que otorgar las ayudas.

«Tenemos problemas comunes y son zonas con poca población, por lo que tienen poco interés para los poderes centrales, pero juntos tenemos más fuerza y hay que reivindicar nuestra naturaleza, nuestra cultura y nuestro conocimiento», señalaba el presidente de la asociación de municipios lusa.