El Norte de Castilla

Jessica Pachón y Maribel Blanco junto a su pincho.
Jessica Pachón y Maribel Blanco junto a su pincho. / ELENA GÓMEZ

Un bocado con un secreto sabor agripicante para celebrar la llegada del frío corito

  • La Posada de Candelario repite su participación en la Feria del Pincho de la villa con un delicioso ‘Helado de invierno’ lleno de delicioso misterio

Cuando el año pasado se animaron a participar por primera vez en la Feria del Pincho de Candelario, Jessica Pachón y Nacho Flores apenas llevaban cuatro meses al mando de La Posada de Candelario, sin embargo la experiencia fue muy positiva y no solo lograron quedar segundos con sus ‘Caramelos afrutados’ (según la votación del público) sino que también les sirvió para promocionarse y que todos supieran que La Posada volvía a estar abierta para acoger a vecinos y turistas.

Aquel pincho, con un característico sabor dulce, provenía de una receta familiar y se autodenominó como el postre de la feria, puesto que la situación de La Posada, arriba del todo del municipio, hacía que muchos optaran por comerlo en último lugar.

Este año la apuesta es totalmente diferente y lo único que tiene de dulce el pincho con el que se han presentado a la feria de este año es, precisamente, el nombre: ‘Helados de invierno’.

Se trata de un pincho que invita a los visitantes a jugar con la imaginación, con la vista y con las palabras, pues representa el cucurucho de un helado tradicional solo que, en vez de la habitual galleta, está formado por una tortilla de maíz, un producto muy habitual en la comida mexicana y cada vez con mayor presencia en nuestra gastronomía.

Dentro de tan singular cucurucho de helado un sofrito de verduras (pimiento y cebolla) y pollo invita a celebrar la llegada del frío, aunque lo cierto es que dicho sabor casa con cualquier tiempo, pues el primer fin de semana de la Feria del Pincho en Candelario ha estado marcada por las altas temperaturas y, aún así, los ‘Helados de invierno’ de La Posada, como la mayoría de pinchos de los otros participantes, han sido degustados a cientos, acabando con las existencias.

El toque final y más característico de este pincho –que como señala Jessica Pachón ha sido creado de manera conjunta por todo el equipo de La Posada, aportando cada uno una idea sobre la forma, el color y el sabor– es la salsa, una creación secreta de la cocinera de este establecimiento, Maribel Blanco, y que se caracteriza por un inconfundible sabor agripicante que llena por completo el paladar de los participantes en esta ruta gastronómica que se celebra en Candelario.

Afortunadamente, quienes quieran probar este pincho o el resto de los que se ofrecen en esta cita aún están a tiempo, puesto que la Feria del Pincho de Candelario volverá a llenar de actividad la villa corita el próximo fin de semana (sábado y domingo), tanto por la mañana como por la tarde. Por su parte, el equipo de La Posada recibirá a todos con sus helados en la parte alta del pueblo.