El Norte de Castilla

Gerardo García y José de Bustos posan con una clienta y el pincho.
Gerardo García y José de Bustos posan con una clienta y el pincho. / E.G.

Un pincho con mucho corazón y un ligero toque de sabor tradicional de la tierra

  • El Bar Restaurante El Ruedo vuelve a participar en la Feria corita con ‘Escotofia’, donde la alcachofa y la salsa de farinato son protagonistas

El Bar Restaurante El Ruedo es un habitual de la Feria del Pincho de Candelario, en la que no ha faltado ni uno solo de los cinco años que se ha organizado, siendo por lo tanto uno de los impulsores de la misma y uno de esos nombres que están ya ligados a esta celebración gastronómica de la villa corita.

Sus creaciones nunca defraudan y, de hecho, se podría decir que tienen un sello personal, con pinchos que apuestan por la creatividad y la cocina más moderna pero sin olvidar los orígenes y ese toque clásico y, sobre todo, ligado a la tierra que nunca falla.

‘Escotofia’, su pincho de este año, no es una excepción de esta manera habitual que tiene El Ruedo de participar en la Feria del Pincho.

Se trata, tal y como explica José de Bustos Sánchez, propietario de El Ruedo, de un corazón de alcachofa de La Rioja rellena de brandada de bacalao, todo ello con un suave rebozado que, a continuación, se fríe.

Este delicado y delicioso bocado se sirve, una vez atemperado, sobre una salsa de farinato que, sin duda, «representa el producto de la tierra», a lo que hay que sumar un último sabor que le da el toque perfecto:el del vinagre balsámico de módena con el que se decora el pincho para su presentación ante el cliente, que lo recibe con todos los sentidos alerta, especialmente el de la vista y el del olfato, ya que no solo llama la atención por su forma, sino que desprende un agradable olor que invita a degustarlo. Una degustación que, cuando se produce, hace despertar al sentido del gusto para disfrutar de cada uno de los matices que ofrece en el paladar.

Este pincho es una creación de Gerardo García Barrio, cocinero de El Ruedo, quien año tras año pone toda su creatividad en esta Feria del Pincho en la que se vuelca todo el personal de El Ruedo para ofrecer a los visitantes no solo su mejor producto gastronómico, sino también un gran servicio que invita a disfrutar de este pincho –o de su amplia carta– más de una vez.

Para De Bustos, la Feria del Pincho no solo significa una buena manera de mostrar las creaciones y el buen hacer de su equipo de trabajadores, sino que también supone una oportunidad de promoción para el pueblo en general, atrayendo turistas que dejan su huella en los bares y restaurantes, pero también en las tiendas y el museo, entre otros.

El primer fin de semana de la Feria del Pincho de Candelario ha sido un éxito en El Ruedo, con cientos de pinchos vendidos, algo que esperan que se repita el próximo fin de semana cuando, el sábado y el domingo, se repetirá esta cita organizada por el Centro de Iniciativas Turísticas de la villa corita.