El Norte de Castilla

«Las rocas dicen muchas cosas cuando uno sabe qué preguntarlas»

El profesor Ángel Corrochano Sánchez en su despacho de la Universidad de Salamanca.
El profesor Ángel Corrochano Sánchez en su despacho de la Universidad de Salamanca. / Laya
  • Ángel Corrochano Sánchez / Profesor titular de Estatigrafía de la usal, Asegura que "hay situaciones que a lo largo de los cuatro mil millones de años de la historia de tierra ya se han producido y que, por tanto, sabemos cómo van a evolucionar"

Otro miembro del Centro de Estudios Salmantinos, CES, es Ángel Corrochano Sánchez, profesor titular de Estatigrafía en el departamento de Geología de la Universidad de Salamanca. Es el tesorero, además es uno de los miembros de ciencias de esta academia. Ya que como muy bien él explica, «el CES agrupa a expertos de todas las ramas del saber, en la medida de lo posible, que se ocupan de las cuestiones de Salamanca», anota. Para pertenecer a este centro de estudios hace falta «un cierto prestigio», porque los miembros están limitados a cuarenta. En su caso se dedica a la Sedimentología.

– ¿Qué es la sedimentología?

–Es una ciencia prácticamente moderna que se preocupa de reconstruir cómo era la tierra en la antigüedad.

– ¿Usted es salmantino?

– Yo nací en Cuenca, y soy toledano, madrileño y salmantino de adopción, y casado con leonesa. Para ser miembro del Centro de Estudios Salmantinos no hace falta ser salmantino, lo que se trata es de promocionar la cultural salmantina dentro de un conjunto global de lo que es la cultura.

– ¿Dónde trabaja usted?

–En las rocas de Castilla y León, pero también he trabajado en Portugal y trabajo en los Andes de Venezuela y Colombia. La geología es algo global, no tiene fronteras, las fronteras son algo administrativo y coyuntural que depende de parte de nuestra historia, que no tiene nada que ver con la historia de nuestra tierra.

– ¿Cuál es su especialidad?

–Mi especialidad está relacionada con la exploración de recursos, fundamentalmente de hidrocarburo. Cuando ingresé en el centro fue por mi conocimiento sobre la geología y en concreto sobre la de Salamanca, aunque mi trabajo es más amplio.

– ¿A qué se dedica ahora?

– Ahora que mi vida profesional está llegando al final, continuo con lo mismo.

– ¿Cuántos años lleva usted en Salamanca?

–Llevo aproximadamente 43 años. A partir de ahí he pasado por muchas escalas de profesorado, desde el más bajo nivel hasta ahora que estoy cerca de la jubilación.

– ¿Ha cambiado mucho la forma de estudiar la geología?

–La informática es una de las herramientas que he visto crecer. Sobre todo ha cambiado desde el punto de vista de la información satelital y mapas.

– ¿Esos avances les han hecho ver diferente la historia de la tierra?

–No, porque el método científico sigue siendo el mismo. Las herramientas lo único que hacen es facilitar el trabajo. Antes íbamos al monte con unos mapas que lo mismo no estaban bien hechos, pero lo sabíamos, después llevábamos fotografías aéreas, más tarde acudíamos con fotos de satélite. Ahora nos ahorramos muchos días de campo. Aunque no sé si abarata la investigación, pero sí se facilita.

– ¿Qué le dicen a un geólogo las piedras?

– Las rocas dicen muchas cosas cuando uno sabe que preguntarles. Por ejemplo cómo se formaron, cuándo, dónde. Es a lo que realmente nos dedicamos. Nosotros vemos una roca y tenemos que averiguar en qué tipo de ambiente se formó, me refiero a si se formó en un ambiente marino, y dentro de ese ambiente, en baja o alta profundidad o si se formó en un ambiente continental, como un río.

– ¿Qué le dicen las rocas de Salamanca?

–Por ejemplo el paisaje que rodea Salamanca, como Cabrerizos o Villamayor, son depósitos de ríos, sin embargo, cuando nos metemos en Los Montalvos, son depósitos en mares someros, y que ahora ese paisaje de mares lo vemos convertido en montañas.

– ¿Qué aplicación práctica tienen los estudios que usted realiza?

– Los estudios geológicos la primera aplicación fundamental que tienen es teórica, satisfacer la curiosidad humana. Económicamente estamos hablando de recursos. En alusión a los mineros, actualmente estamos en un debate aquí mismo en la provincia a causa de la minería de uranio. Hay otro tipo de recursos, por ejemplo prácticamente todos los edificios de Salamanca están construidos con areniscas que son de Cabrerizos o Villamayor. Es necesario encontrarlas, saber dónde están esos yacimientos y no es tan fácil como parece.

– ¿Viendo un monumento, pueden saber de dónde es el material?

– Sí, los geólogos conoces muy bien la región, saben cómo son las piedras. Cuando ven un monumento saben de dónde procede el material y dónde estaba situada la cantera.

– ¿Hay más aplicaciones?

–Otra de las aplicaciones importante es saber dónde está el agua. Es muy importante saber calmar la sed de la gente. Otra cuestión son los debates que se originan en relación a modelos sociológicos. Uno de ellos es el debate sobre el cambio climático. A partir de la historia de la tierra se pueden sacar conclusiones de cómo ha evolucionado el clima, es decir, algo que nosotros no podemos ver porque es el futuro, realmente está en el pasado ya. Hay situaciones que ya se han producido a lo largo de los cuatro mil millones de años de la historia de la tierra y que sabemos cómo van a evolucionar.