El Norte de Castilla

Reclaman al Ayuntamiento un plan de control de los solares vacíos en el centro

Vista del solar del Patio Chico que ha sido cedido por EspañaDuero hace unos días al Ayuntamiento.
Vista del solar del Patio Chico que ha sido cedido por EspañaDuero hace unos días al Ayuntamiento. / Laya
  • La cesión de EspañaDuero del solar del Patio Chico permite iniciar la solución de uno de los casos más problemáticos

«¿Qué nombráis a Celestina? ¿Qué decís de esta esclava de Calisto? Toda la calle del Arcediano vengo a más andar tras vosotros por alcanzaros y jamás he podido con mis luengas haldas». Aunque el escenario imaginado por Rojas para su Tragicomedia siempre será objeto de discusión, para los salmantinos no cabe duda de que este diálogo del acto undécimo pone de manifiesto que por aquí pasó la Celestina, por entre las casas aledañas a la Catedral, detrás de Calisto y Sempronio por la angosta calle del Arcediano. Pasaría, por tanto, la vieja alcahueta justo al lado del viejo solar de la plaza de los Leones que tantos años ha traído de cabeza a la ciudad, aterrado al Cabildo por todos los riesgos que entrañaba un espacio abandonado en un lugar tan sensible y extrañado a los turistas. El anuncio de EspañaDuero de la cesión gratuita de esta parcela al Ayuntamiento de Salamanca inicia definitivamente las vías de solución de este enquistado conflicto patrimonial, aunque, a la vez, subraya un problema creciente en la ciudad histórica con la proliferación de solares vacíos que dañan terriblemente su imagen y su trama urbana.

La Asociación de Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio reconoce que una de las grandes dificultades a la hora de poner coto a este problema es que cada caso tiene sus propias particularidades. Normalmente, detrás de este tipo de situaciones se esconden conflictos entre los propietarios, a menudo numerosos, proyectos inviables en la zona patrimonio o simplemente dejadez.

Por este motivo, el colectivo considera que el primer paso debería ser la realización por parte del Ayuntamiento de Salamanca de un censo de solares vacíos, al menos en el área declarada Patrimonio de la Humanidad. Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio entiende que esta herramienta permitiría «conocer exactamente el alcance de un problema que crece a ojos vista y también contar a partir de ahí con una herramienta que permita exigir a los propietarios que cumplan sus obligaciones».

Y es que uno de los problemas en este campo, según la asociación es que «a menudo se olvida que los propietarios tienen deberes y que el Ayuntamiento tiene la obligación de hacérselos cumplir». Cuestiones como recordar la exigencia de un vallado conforme a la estética del entorno, la obligación de impedir la proliferación de vegetación para prevenir riesgo de incendio o la necesidad de recoger los residuos acumulados para evitar situaciones de insalubridad.

Frente a eso, la asociación lamenta que «la despreocupación por la situación en que se encuentran los numerosos solares existentes en el conjunto histórico avergüenza cuanto más tiempo pasa sin que el Ayuntamiento de Salamanca afronte el problema» y recuerda que «la legislación urbanística otorga suficiente autoridad a los ayuntamientos para que eviten la existencia de solares o al menos controlen su estado».

«No es una batalla perdida, al contrario de lo que a veces se da a entender», explican desde Ciudadanos, «los ayuntamientos tienen herramientas y capacidad para acotar los desmanes de algunos propietarios, es una cuestión por encima de todo de voluntad política, sobre todo cuando hablamos de casos que llevan décadas».

En este sentido, también se destaca la experiencia de otras ciudades, que han apostado por «dignificar algunos de los solares y ponerlos a disposición de los ciudadanos, sin que el propietario haya perdido en ningún momento sus derechos, solo como solución temporal en algunos de los casos más delicados estéticamente o de más difícil resolución a medio plazo».

De momento, el problema sigue creciendo. Sorprende la cantidad de solares vacíos en la calle de la Rúa, con casos que se prolongan a lo largo de los años, pero la situación se vive en la calle Cervantes, en la calle Consuelo, en Serranos, en Rabanal, en Cañizal, San Justo y un largo etcétera de casos que vienen a sumarse a otros ‘emblemáticos’ como el del antiguo Bretón, las ruinas del Botánico, las del Colegio de Carvajal o las del antiguo colegio de Pan y Carbón.

Un problema en el que, de momento, puede incluirse el solar de la plaza de los Leones, cuya situación es deplorable desde hace décadas y que ahora, finalmente, está en manos del Ayuntamiento solucionar gracias a la cesión recibida por parte de EspañaDuero.

Desde Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio se señala que «lo más relevante es que es ahora el Ayuntamiento de Salamanca el que va a tener la oportunidad de resolver este problema que los salmantinos y los visitantes vienen lamentando desde hace años». «La decisión es muy importante y delicada, pero eso no debe de ser motivo para que se demore la actuación», advierten desde el colectivo, subrayado que «hay ideas y hay necesidades de esa zona histórica que pueden cubrirse, pero lo importante es que haya un proceso de participación que consiga consenso y sobre todo un amplio compromiso de las instituciones para cuidar y mantener la opción que se elija».

Por lo pronto, la asociación considera que un primer paso podría ser la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana con el fin de retirar la edificabilidad a ese solar, ya que «la cesión de la entidad financiera no se ha realizado al Ayuntamiento para que enajene la parcela y se construya vivienda, algo que por cierto podría hacerse ahora mismo con el actual plan, porque tiene edificabilidad al menos para una planta baja y un primer piso».

A partir de ahí, el Ayuntamiento de Salamanca tiene que trabajar con especial delicadeza en su proyecto, teniendo en cuenta la necesidad de respetar la trama urbana histórica de la zona. Es decir, a juicio de la asociación, no podrían derribarse los muros actuales sin más e integrar el nuevo espacio en la plaza o en los jardines del atrio, ya que eso supondría llevarse por delante el trazado de la calle Arcediano. La calle de la Celestina, la calle de ‘Nueve Cartas a Berta’ y una de las más antiguas de la ciudad.

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio destaca que «entre los expertos hay un consenso generalizado en la necesidad de mantener esta trama histórica, aunque luego las soluciones que prefiera cada uno pueden variar y todas son respetables».

Así, la propuesta de la asociación pasa por ampliar el atrio de la Catedral nueva hasta cubrir el solar. Es decir, continuar desde la actual zona ajardinada, donde destaca un imponente cedro, con una plataforma que podría convertirse también en zona de jardín y paseo, y generar un nuevo espacio cubierto debajo (en la línea del espacio superior construido sobre los aljibes del Museo del Comercio)

La idea es utilizar materiales adecuados para el entorno a esa construcción semisoterrada, con la que se pretende crear un espacio polivalente en el centro histórico, que podría tener uso vecinal, cultural o de promoción turística, aprovechando también las posibilidades de la propia al aire libre.

«Es una propuesta más, pero la sensación es que tenemos la oportunidad de aprovechar una oportunidad de dar un uso a una plaza resguardada del tráfico, en un entorno muy acogedor, paso obligado por el turismo hacia el Huerto de Calixto y Melibea y actualmente sin ningún interés por culpa del frío tratamiento urbanístico con el que cuenta».