El Norte de Castilla

El sanguinario Santi Potros da el 'sí, quiero' en Topas

Santi Potros, en una imagen durante un juicio.
Santi Potros, en una imagen durante un juicio. / Word
  • La alcaldesa de Topas oficia la boda del histórico etarra con Teresa Yolande Toyos en la cárcel. Ambos han podido disfrutar de un vis a vis autorizado de cuatro horas

Santiago Arróspide Sarasola y María Teresa Yolande Toyos ya son marido y mujer. Este mediodía se prometieron amor eterno y fidelidad hasta que las muerte los separe. Sin embargo, su enlace matrimonial no fue una boda al uso por dos sencillos motivos. En lugar de casarse en una iglesia, en una catedral, en el juzgado o en el Ayuntamiento, tuvieron que sellar su enlace detrás de las rejas, concretamente en el centro penitenciario de Topas. Y es que el novio, nacido en el municipio guipuzcoano de Lasarte hace 68 años, es, en realidad Santi Potros, uno de los lideres históricos de ETA, que ha llegado a acumular y encadenar condenas que suman los 3.000 años de cárcel por la comisión de sanguinarios atentados en los años más siniestros y violentos de la banda terrorista.

Santi Potros fue trasladado a la cárcel de Topas el pasado 3 de mayo. A finales de junio comenzó a iniciar los trámites para solicitar permiso con el fin de preparar su próxima boda. El enlace tuvo lugar finalmente en la mañana de este sábado y había sido fijado para las 11:30 horas en el interior del centro penitenciario. Para ello, el director de la prisión, José Luis Castejón, firmó la correspondiente autorización para que pudiera acceder al interior de la cárcel María Teresa Yolande Toyos, actual compañera sentimental de Santi Potros. Finalmente, el histórico etarra pasó por el altar, aunque fuera metafóricamente hablando, dado que la boda se realizó dentro del centro penitenciario. Eso sí, la unión se retrasó casi dos horas, dado a que a última hora hubo que cambiar de testigo. La ceremonia fue por la vía civil y fue oficiada por la alcaldesa de Topas, la socialista Julia Rivas.

Tras contraer matrimonio, Santi y María Teresa disfrutaron del correspondiente vis a vis autorizado para estos casos, de unas cuatro horas de duración, donde pudieron intimar, lejos de la vigilancia de los funcionarios penitenciarios y de los reclusos de Topas

Desde su llegada a Topas en mayo, Santi Potros no ha generado ningún tipo de incidente y ha destacado incluso por un correcto trato con los funcionarios, pese a tratarse de un recluso catalogado dentro del fichero de internos de especial seguimiento, colectivo conocido en la terminología penitenciaria bajo las siglas de FIES. Incluso consiguió una autorización de la dirección de la cárcel para acceder al sistema de progresiva reducción de la pena, desarrollando labores de limpieza en el comedor de la cárcel.

La primera condena a Potros en territorio español, a 99 años, fue por planificar el atentado con un coche bomba contra la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid en mayo de 1987, que causó la muerte a una persona. Pero, sin duda alguna, el nombre de Santi Potros quedará asociado a dos de los más monstruosos atentados de ETA. El primero lo perpetró el 14 de julio de 1986 en la plaza de la República Dominicana en Madrid, donde fallecieron 12 guardias civiles y por el que fue condenado a 1.920 años de prisión. El otro sanguinario atentado fue la masacre en el Hipercor de Barcelona, que se saldó con el asesinato de 21 personas y 41 heridos. Por esta matanza, el juez le impuso otros 790 años.