Hernández Rivas y PérezPrieto comparecen ante la prensa.
Hernández Rivas y PérezPrieto comparecen ante la prensa. / M.L.

CC OO y UGT calculan que el 70% de los empleos carecen de unas condiciones decentes

  • Los sindicatos celebran hoy la Jornada Mundial por el Trabajo Decente con duras críticas a la codicia corporativa y los contratos basura

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El movimiento sindical vuelve a unirse para conmemorar hoy, 7 de marzo, la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, una celebración que se viene promoviendo desde el año 2008. CC OO y UGT han lanzado un llamamiento con motivo de esta fecha reivindicativa, con proclamas en contra de la codicia corporativa, los contratos basura y la precariedad laboral. Así lo enfatizaron ayer los secretarios provinciales de Comisiones Obreras y de la Unión General de Trabajadores, Emilio Pérez Prieto y José Luis Hernández Rivas.

Ambos dirigentes sindicales criticaron con contundencia los tratados internacionales de libre comercio TTIP y CETA, por considerar que chocan directamente con las cláusulas y las directrices emanadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Según sus augurios, dichos acuerdos abrirán las puertas a las grandes corporaciones norteamericanas y canadienses para invertir y producir en el continente europeo sin tener que someterse a la legislación de los países. Emilio Pérez Prieto puntualizó que Estados Unidos y Canadá han reconocido tan solo 17 y 26 convenios, respectivamente, de los 177 de la OIT. Otra dañina consecuencia de la aplicación de los tratados para los mercados europeos será la configuración de «tribunales privados de justicia», al margen totalmente de la legislación de las naciones europeas.

Pérez Prieto subrayó que dichos acuerdos ocasionarán también «un atentado contra los servicios públicos», facilitando su privatización.

Hernández Rivas se mostró especialmente preocupado por el deterioro del mercado laboral en Salamanca, dado que está generando «una clase trabajadora pobre, que no consigue salir del umbral de la pobreza». Emilio Pérez Prieto se expresó en los mismos términos y calculó que «entre el 65% y el 70% de los empleos en Salamanca no se ajustan a unas condiciones decentes.

Los sindicatos reclaman en este 7 de marzo que las empresas que subcontratan sean responsables subsidiarias de los salarios y la protección salarial de los trabajadores, la derogación de las reformas laborales de 2010 y 2012 y fijar un salario mínimo de 800 euros en el primer año, con subidas progresivas durante la legislatura, hasta alcanzar el 60% del salario medio. También piden la supresión de la ley mordaza de la seguridad ciudadana, así como combatir la desigualdad y la pobreza con una prestación de ingresos mínimos para los desempleados.