El Norte de Castilla

Los consejos escolares recomiendan racionalizar los deberes según las etapas

Presentación del documento del Consejo Escolar de Castilla y León sobre los deberes.
Presentación del documento del Consejo Escolar de Castilla y León sobre los deberes. / HENAR SASTRE
  • El documento, que ha sido asumido por Educación, expone también que hay que adaptar las tareas a cada alumno

El Consejo Escolar de Castilla y León recomienda racionalizar y buscar consenso sobre la carga de deberes que deben tener los alumnos en función de las etapas que cursen y de forma individual según sus capacidades.

Así se recoge en el documento ‘Oportunidad de los deberes escolares. Sugerencias y orientaciones’ que ha elaborado el Consejo y que cuenta con recomendaciones consensuadas por todos los representantes de comunidad educativa en él representados, el cual se ha hecho llegar a la Consejería de Educación, que apoya su contenido, según informó Europa Press.

El presidente del Consejo, Marino Arranz, aclaró que no es un documento de «profundo análisis empírico» sobre los deberes o sus efectos sino fruto de un trabajo y un esfuerzo conjunto del que han resultado 24 propuestas que parten de la premisa de «desechar las posturas extremas» como deberes «nunca o siempre», dado que consideran que el centro educativo es un lugar de encuentro y debate y no de «disputa».

El documento cuenta con unas propuestas generales y otras específicas y entre las primeras se aboga por propiciar el diálogo en la comunidad educativa sobre la conveniencia de la presencia y el tratamiento de los deberes; facilitar el acercamiento familia-escuela para una mejor práctica de los deberes; consensuar la ausencia o necesidad de los mismos; reflexionar y consensuar los «tiempos escolares» y máximos de tareas con el respeto a los momentos de ocio y juego del alumnado y dar reconocimiento a éste último mediante sus representantes.

Asimismo, se señala la conveniencia de que, ante las dificultades de determinadas familias para ofrecer a sus hijos garantías de espacio, tiempo y recursos académicos para realizar los deberes escolares, se analicen, busquen y propongan alternativas que la administración y los centros puedan proporcionar como aulas abiertas, horas de estudio, bibliotecas, apoyos y refuerzo de profesorado u otros.

Por otro lado, entre las dirigidas al profesorado, se propone que cada centro o equipo docente acuerde la calificación o no de determinados deberes escolares y su peso en la nota de la evaluación, además de tener en cuenta que la eficacia de las tareas no aumenta proporcionalmente a la cantidad que se asigna.

Asimismo, se recoge que la cantidad y tiempo de los deberes escolares dependerá de la edad y la etapa educativa y, para evitar un exceso, se señala como cuestión «fundamental» la coordinación entre el profesorado para disponer del conocimiento conjunto de deberes escolares del alumnado.

Alternativas

Se proponen fórmulas como delegar en la persona encargada de la tutoría, usar la plataforma virtual, acumular los deberes escolares para una o varias semanas en cada asignatura, con distribución temporal para que el alumnado pueda organizarse para su resolución o entregar al principio de curso un dossier secuenciado de deberes escolares o tardes del curso por asignatura lo más completo posible para su programación, así como la posibilidad de establecer grupos de estudio voluntario en el centro fuera del horario lectivo asistido por personal cualificado.

Otra de las sugerencias pasa por poner las tareas de forma individualizada a cada alumno, ya que una heterogeneidad se convierten en «inadecuados» para quienes no disponen de la misma capacidad intelectual, atención o motivación para resolver de forma autónoma las tareas planteadas. «Una misma cantidad de deberes escolares conllevará un tiempo de dedicación distinto a cada estudiante o grupo de estudiantes», se señala en el documento.