El Norte de Castilla

El alcalde agota el plazo y no aporta soluciones para el caso Corte Inglés

    Hotel Corona Sol, en el barrio de San Bernardo.
    Hotel Corona Sol, en el barrio de San Bernardo. / Word
    • El tiempo dado por los grupos se cumplió ayer, cinco meses después de la moratoria concedida por la Consejería de Fomento

    Las polémicas urbanísticas salieron a colación en varios momentos del debate sobre el Estado de la Ciudad. Casos como el del sector en el que se encuentra el centro comercial El Corte Inglés o el del hotel Corona Sol que la oposición aireó varias veces ante el equipo de Gobierno como pruebas, afirmaron, de una «desastrosa» gestión urbanística.

    En este sentido, cabe señalar que ayer, 30 de septiembre, se cumplió el plazo dado por los grupos políticos al alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, para que presentara un desarrollo normativo sobre el sector 37 de suelo urbano, en cumplimiento de la moción aprobada en el pleno del 10 de junio, en la que los tres partidos en la oposición instaban al Gobierno local a iniciar la redacción y tramitación urbanística. Un tiempo en el que, que se sepa, no ha existido ninguna propuesta por parte del alcalde. De ahí que la oposición haya anunciado que retomará el tema para la semana que viene. Y es que la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León concedió en abril una moratoria de dos años para cumplir con esa nueva redacción del PGOU, tiempo del que ya se han consumido casi seis meses sin que se haya salido de la situación de bloqueo.

    Un bloqueo en el que está el PP por un lado insistiendo en la necesidad de legalizar al sector tal y como está, aferrado a la bandera de la permanencia de los grandes almacenes y de los puestos de trabajo, y la oposición, por otro, reclamando que se parta de suelo urbano no consolidado y se contemplen compensaciones para la ciudad por el exceso de edificación.

    En la línea, cabe recordar, del informe presentado por PSOE, Ciudadanos y Ganemos y firmado por el arquitecto Fernando Lombardía, redactor en su momento del PGOU. Un documento que hablaba de más de 21.000 metros de edificabilidad excesiva que debían compensarse mediante la entrega de solares, por ejemplo, para uso público. Ahí regresó el solar de las Adoratrices como posible compensación para la ciudad, aunque más tarde se supo de la existencia de un dossier con otras opciones.

    Precisamente ayer Gabriel Risco, durante el debate, y ante la petición de «altura de miras» hecha por el alcalde a la oposición sobre el caso Corte Inglés, le recordó al primer edil la existencia de ese informe de Lombardía y le alentó a que la altura de miras fuera mutua y el equipo de Gobierno acepte la propuesta de la oposición, que parte, recordamos, de suelo urbano no consolidado y contempla las compensaciones en terrenos para la ciudad.

    Y sobre el otro caso urbanístico de la polémica: el hotel Corona Sol, el portavoz del Grupo Municipal Socialista, José Luis Mateos, lo unió al tema de El Corte Inglés y al parque de Garrido para decir al alcalde que en materia urbanística «lo han hecho tan mal que necesitan ayuda». Ayuda que el PSOE prometió pero siempre desde la postura mantenida con anterioridad, así como desde «la legalidad y el compromiso».

    En la misma línea se expresó el portavoz del Grupo Municipal Ciudadanos, Alejandro González Bueno, durante la larga advertencia que lanzó al equipo de Gobierno. «No les interesa que estos desaguisados urbanísticos que han permitido jugado con la legalidad continúen en la misma situación y ya anunciamos que nuestro empeño será que el año que viene El Corte Inglés sea legal», sentenció el naranja.

    Finalmente, Gabriel Risco también se refirió al hotel Corona Sol, al solicitar que la ley «se aplique a todos por igual y que no haya personas que tengan trato privilegiado por tener algún tipo de relación con ustedes».