El Norte de Castilla

Ignacio Sánchez Galán, Juan Vicente Herrera, Joseph Pérez, el rector Daniel Hernández Ruipérez y la consejera de Cultura y Turismo, Josefa García Cirac.
Ignacio Sánchez Galán, Juan Vicente Herrera, Joseph Pérez, el rector Daniel Hernández Ruipérez y la consejera de Cultura y Turismo, Josefa García Cirac. / MANUEL LAYA

Herrera aboga por el diálogo como vía «hacia la estabilidad y el progreso»

  • El jefe del Ejecutivo autonómico clausuró, con el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, el Congreso Internacional ‘Modernidad de España’

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, abogó ayer en Salamanca por «el diálogo, la negociación y el pacto» como «el mejor camino hacia la estabilidad y el progreso». Así lo señaló durante su intervención en el acto de clausura del Congreso Internacional ‘Modernidad de España, horizonte europeo y apertura americana’, en el que estuvo acompañado por el presidente de Iberdrola -entidad organizadora y patrocinadora del encuentro, Ignacio Sánchez Galán, y el rector de la Universidad de Salamanca (Usal), Daniel Hernández Ruipérez. En su discurso, Herrera reivindicó la figura de Fernando el Católico como «gran estadista» de su época, «una figura esencial» que tuvo «un papel principal y decisivo» en la modernización de España, en el reencuentro con Europa y en la apertura a América.

Entre las experiencias que constituyen su legado, el presidente de la Junta destacó su capacidad para «buscar la unidad preservando la diversidad», desde el respeto a las leyes, identidad e instituciones de cada territorio, informa Europa Press.

Herrera destacó que, hoy, ese «equilibro entre unidad y diversidad» se encuentra en el modelo de Estado de las Autonomías previsto por la Constitución de 1978 y que «debe justificar día a día su existencia siendo útil en el servicio a los ciudadanos». En este sentido, defendió que este modelo «sigue siendo la mejor opción frente a cualquier propuesta de ruptura de nuestra convivencia, al garantizar la fortaleza y solidaridad que da la unión, y al convertir la diversidad en dinamismo». El segundo legado de Fernando el Católico, apuntó, es su capacidad de afrontar unos cambios «muy profundos», que permitieron a los reinos de entonces pasar de la Edad Media a la Edad Moderna. En este sentido, Herrera señaló que en España, «tanto hace 500 como hace 40 años», los «grandes cambios» realizados desde la transformación de lo existente han surgido a partir de «amplios consensos» y que han sido «más fructíferos y estables» que los impulsados por «procesos de ruptura o cambio radical».

Por su parte, Ignacio Galán destacó en su intervención en la Usal el compromiso de Iberdrola con la educación, la cultura y la promoción del conocimiento de la historia de los territorios donde la compañía está presente.

Galán vino a remarcar que el reinado de los Reyes Católicos fue «tiempo de cambios trascendentales». Entonces, tal y como apuntó, Fernando el Católico fue «reconocido en vida por sus contemporáneos como modelo de príncipe moderno» y obtuvo «éxitos políticos, diplomáticos y culturales», además de promover corrientes de investigación y de avances tecnológicos para la época en lugares como la Universidad de Salamanca.

En sus tiempos, la institución académica salmantina acogió el florecimiento del pensamiento humanista y, dentro de él, Sánchez Galán quiso resaltar la figura de Tomás Mercado, «uno de los representantes más destacados de esta escuela».

Precisamente, Iberdrola y la Universidad de Salamanca han publicado recientemente una edición facsímil de la obra fundamental de Tomás Mercado, titulada ‘Tratos y Contratos Mercaderes’, que data del año 1569 y que habla de la ética de los negocios en la época.

«Estos asuntos, que el autor abordó hace más de cuatro siglos, los consideramos hoy esenciales en nuestra concepción y mejores prácticas de la responsabilidad social empresarial», subrayó el presidente de Iberdrola durante su discurso en el aula Miguel de Unamuno de la Universidad de Salamanca.

La conferencia de clausura de las sesiones de trabajo que se iniciaron el pasado lunes corrió a cargo del Premio Príncipe de Asturias Joseph Pérez, quien centró sus palabras en el cambio de rumbo que supuso para España la llegada al poder de la dinastía de los Austria.