El Norte de Castilla

Bloque de viviendas de la capital.
Bloque de viviendas de la capital. / WORD

Ganemos propone reducir un 10% el IBI para conseguir una mayor justicia fiscal

  • Sus concejales quieren que la tarifa del agua se convierta en una tasa e introducen una alegación a la ordenanza fiscal del impuesto de plusvalía

Ganemos ha tramitado una decena de alegaciones a las ordenanzas fiscales de 2017 que, según los argumentos esgrimidos por el grupo de gobierno del Partido Popular, se caracterizan por la congelación de sus cuantías. Entre las sugerencias formuladas por la agrupación de electorales sobresale su petición de reducir en un 10% el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), una iniciativa que se enmarca en una decidida defensa por parte de Ganemos de «la justicia fiscal», según argumentó el concejal de esta formación, Gabriel Risco. El Ministerio de Hacienda decidió aplicar años atrás, en un contexto de crisis, con carácter excepcional y transitorio y con el propósito de sanear las arcas de los ayuntamientos, un incremento del IBI. En el caso salmantino, el Ayuntamiento ingresa anualmente por este concepto unos 45 millones de euros y, de prosperar la alegación de Ganemos, dejaría de recaudar solo cuatro millones, una medida que resulta plenamente factible, según consideró Risco.

Ganemos también ha elevado una alegación sobre el impuesto de la plusvalía, todo ello encaminado a introducir criterios de progresividad y también para introducir una bonificación del 95% en las transmisiones de herencia por vivienda habitual.

El abanico de alegaciones de Ganemos engloba, además, una iniciativa relativa al cobro o por el suministro del agua. La alegación aspira a que los ciudadanos salmantinos paguen el abastecimiento de agua como tasa en lugar de como tarifa, una reclamación que ya plantearon los concejales de Ganemos cuando el año pasado se debatieron las ordenanzas fiscales de 2016. Entones su idea no prosperó.

La diferencia entre tarifa y tasa no se limita a un aspecto meramente técnico, ya que conlleva un impacto enorme en la cuantía que abonan realmente los ciudadanos por el agua. Si se convirtiera en una tasa, como pretende la alegación de Ganemos, la cuantía máxima que podría cobrarse a los salmantinos sería el coste real del servicio, concluyó Gabriel Risco.

Por otro lado, la portavoz municipal de Ganemos, Virgina Carrera, criticó el esquema diseñado por el PP para el desarrollo, durante esta mañana, del debate monográfico sobre el estado de la ciudad. «Vamos a tener una actuación estelar del alcalde de media hora y después no va a volver a hablar», lamento Carrera, quien estimó que «da la impresión que el PP lo único que quiere es no debatir».