El Norte de Castilla

El fiscal rebaja a diez años y medio la pena contra ‘El Rubio’ por su adicción

    Amancio García Carro ‘El Rubio’, custodiado por la policía a su llegada a laAudiencia Provincial.
    Amancio García Carro ‘El Rubio’, custodiado por la policía a su llegada a laAudiencia Provincial. / Word
    • Policías y guardia civiles confirman que el principal acusado de la trama de narcotráfico usaba testaferros y carecía de fondos en sus cuentas corrientes

    Los insultos a los periodistas y los fotógrafos envolvieron ayer el arranque de la segunda y última jornada de la vista oral contra Amancio García Carro, alias ‘El Rubio’, y otros once acusados, quienes se sentaron en el banquillo de la Audiencia Provincial por formar parte de una banda de narcotráfico.

    La vista oral celebrada durante la mañana de ayer incluyó las declaraciones, en calidad de testigos, de agentes de la Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, quienes realizaron diferentes seguimientos contra ‘El Rubio’ y sus más estrechos colaboradores durante sus sucesivos desplazamientos a Madrid y, especialmente, al aeropuerto de Barajas, a donde llegaba la droga procedente de Venezuela. Los agentes detallaron de forma pormenorizada las sucesivas entregas de bolsas con droga a ‘El Rubio’, quien escuchó en silencio los testimonios que corroboraban la comisión de sus delitos de narcotráfico.

    Los testimonios aportados por la Policía Judicial yla Guardia Civil pusieron de relieve que ‘El Rubio’ se escudaba en testaferros para que los vehículos de alta gama que utilizaba él y sus familiares no figuraran nunca a su nombre. La investigación patrimonial efectuada por la Policía Judicial, que inició sus pesquisas en el año 2012 y que desembocó con la detención de ‘El Rubio’ el 29 de julio de 2013, arroja conclusiones sorprendentes, como es el hecho de que Amancio García Carro apenas tenía dinero en sus cuentas corrientes bancarias.

    Pese a que la Audiencia Provincial había estipulado inicialmente la celebración de cinco vistas, solo fueron necesarias dos, debido a la confesión de los acusados en la primera jornada y a la conformidad de los abogados defensores ante la petición del Ministerio Fiscal, que rebajó ayer las penas previstas en un primer momento. En el inicio de la vista oral, se solicitaban para ‘El Rubio’ un total de 24 años de reclusión en un centro penitenciario. Sin embargo, dicha petición se rebajó considerablemente y quedó reducida a solo diez años y medio, en concepto de tres delitos, después de que el fiscal consideró que debía quedar absuelto del delito de blanqueo de capitales.

    Tras conocerse los testimonios de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad delEstado que intervinieron en las operaciones de seguimiento, las intervenciones de las conversaciones telefónicas y la detención final de ‘El Rubio’, el total de las penas pedidas quedaron fijadas en 43 años y ocho meses de prisión en vez de los 120 años que se reclamaban inicialmente. Por ello y si no hay modificaciones posteriores, ‘El Rubio’ tendrá que cumplir seis años y medio de prisión por tráfico de drogas, tres por atentado a la autoridad y uno por un delito de daños de bien público, rebajados todos por los atenuantes de confesión y de drogadicción, que alegó el lunes durante la celebración de la primera jornada de este proceso judicial. Además de la correspondiente pena carcelaria, el fiscal solicita para ‘El Rubio’ el pago de más de 90.000 euros en concepto de multa.

    La espiral de condenas durante este macrojuicio, que afectó a otros 11 acusados más, contempla seis años y medio de prisión para otros dos hombres, que se encuentran en prisión, y que responden a las iniciales E.B.C. y C.E.G.A. En ambos casos se les imputan delitos por tráfico de drogas, aunque finalmente han visto reducidas sus demandas de cárcel por haberse retirado las acusaciones por tenencia ilícita de armas. Para el resto de las personas que se sentaron en el banquillo se solicitaron penas menores, algunas de ellas con un máximo de tres años de cárcel.

    Los agentes de la Policía y de la Guardia Civil aportaron ayer todo tipo de detalles sobre las reuniones que mantuvieron los acusados en la calle Mayor de Chamberí, donde se concretaban las diferentes entregas de drogas, y sobre los constantes viajes efectuados para tal fin a Madrid.