El Norte de Castilla

Santa Marta respalda la reconstrucción de una residencia en Ecuador

Belén Medina, David Mingo y Andrea García, ayer en la entrega del cheque.
Belén Medina, David Mingo y Andrea García, ayer en la entrega del cheque. / M.J. GUTIÉRREZ
  • El alcalde de Santa Marta entrega un cheque a la Fundación Entreculturas para apoyar un centro de estudiantes en Malabi

El alcalde de Santa Marta de Tormes, David Mingo, y la concejala de Bienestar Social, Andrea García, escenificaron ayer la entrega de un cheque por valor de 8.000 euros a la Fundación Entreculturas - Fe y Alegría, una cuantía que formaba parte de las subvenciones de Cooperación al Desarrollo que el Ayuntamiento otorga.

El cheque fue recogido por Belén Medina, como representantes de la fundación; pero hay que señalar que el dinero ya fue entregado a dicha entidad el pasado mes de julio, enviándolo la Fundación Entreculturas en agosto a Ecuador, donde ha ayudado a paliar parte de los efectos del terremoto que afectó a la costa pacífica de dicho país el pasado 16 de abril.

El alcalde, David Mingo, destacó la alegría y satisfacción que le producía a él personalmente y también al Ayuntamiento que el dinero haya ayudado a paliar los efectos de una tragedia, como es un terremoto.

Por su parte, la representante de la Fundación Entreculturas - Fe y Alegría agradeció al Ayuntamiento su contribución, porque «toda ayuda es bienvenida y supernecesaria, y sobre todo en momentos como éste, en el que un terremoto ha afectado al país».

Fue Belén Medina la encargada de explicar el trabajo que la Fundación Entreculturas, dedicada especialmente a la cultura y el desarrollo, está realizando en Ecuador, donde inciden en la educación en zonas más vulnerables y necesitadas.

Así, explicó que en Ecuador cuentan con 77 centros educativos , de los cuales 44 se encuentran en la zona donde tuvo lugar el terremoto, quedando dañados 21 centros. «La devastación del terremoto fue enorme con 570 escuelas afectadas y más de 660 personas muertas».

La actuación que Entreculturas realizó a partir de ese momentos fue una acción global con tres componentes: la primera, una ayuda de emergencia, con atención psicosocial a las víctimas, utilizando los centros educativos como lugares de acopio de alimentos y medicinas para dar desde allí la primera ayuda de emergencia; el segundo componente fue la vivienda de emergencia; y el tercero, la educación, llevando a cabo la reconstrucción de infraestructuras.

Y es a tercer componente al que ha llegado la ayuda del Ayuntamiento de Santa Marta, ya que el dinero se está utilizando para la reconstrucción de la residencia de estudiantes Padre Rivas, que acoge a los alumnos del centro educativo Juan Pablo II. Esta residencia lleva abierta desde 1992 y es fundamental por encontrarse en una zona de pobreza generalizada, rural y en la que se da nutrición, apoyo escolar y pedagógica. El terremoto afectó al 60% de esta edificación.