El Norte de Castilla

Guillermo González y Aurelio Pérez, en el acto de ayer.
Guillermo González y Aurelio Pérez, en el acto de ayer. / MANUEL LAYA

La Alianza urge mantener el buen estado en sanidad animal para seguir líderes en exportación

  • La bajada del consumo de carne en España conduce a buscar el futuro en el exterior

Aurelio Pérez Sánchez, presidente de COAG Salamanca y Guillermo González García, secretario provincial de UPA Salamanca, ambos en calidad de representantes de La Alianza UPA–COAG en Salamanca defendieron ayer el buen estado sanitario de las explotaciones ganaderas de la región, destacando que «no se puede criminalizar el sistema sanitario de las explotaciones ganaderas de Salamanca y Castilla y León porque repercute directamente en la economía», en palabras de Aurelio Pérez, quien quiso explicar el porqué de esta afirmación y dejar constancia de las medidas por las que apuestan desde estas dos organizaciones en esa apuesta por la exportación, a día de hoy, como la «única salida para el ganadero en un momento de crisis de precios evidente en el vacuno de leche, ovino de leche, trigo, cebada y maíz», destacó.

En cuanto a Salamanca se refiere, recordó que, aunque León es la provincia que destaca en cantidad de ganado con el 50% del censo de animales de la región, la provincia charra lo hace en el papel de exportadora de ganado, con un 25% del total de las exportaciones ganaderas de toda la Comunidad.

En esta misma línea, el portavoz de La Alianza resaltó los buenos resultados de Castilla y León dentro del panorama nacional. En cuanto a exportación se refiere, es la segunda región española en toneladas de carne vendida al exterior, según explicó el presidente de COAG Salamanca y a su vez coordinador de La Alianza UPA–COAG en Salamanca. A parte de este buen resultado, Aurelio Pérez dio a conocer el de la buena salud de la cabaña ganadera. Por un lado destacaron que «la tuberculosis está casi erradicada», y que «la brucelosis bovina está muy controlada», teniendo en cuenta que esta última ha pasado de una incidencia problemática superior al 5% a encontrarse en estos momentos por debajo del 2%.

Estos factores tan positivos unidos a la disminución del consumo de carne por habitante en España, hacen mirar en el exterior, pues tal y como dieron a conocer estos representantes del agricultor y del ganadero, «en los ocho últimos años se ha pasado de un consumo de carne medio de 7 kilos por habitante a 5 kilos por habitante». A Aurelio Pérez este cambio de hábito del consumidor le hace pensar que «la exportación de la carne es fundamental, ya que el consumo interno ha descendido porque hay más comida rápida y se demandan otro tipo de productos».

La Alianza apuesta porque se revisen los protocolos de saneamiento sanitario y además urgen a la Administración a que se potencie la sanidad pública para que se garantice una estabilidad que dé confianza a esos países que cada año importan miles de toneladas de carne. En este punto, reclaman la necesidad de contar con cebaderos calificados, «mejor públicos, que semiprivados o privados» subrayó Aurelio Pérez e incidió en la necesidad de incrementar el número de estos porque sólo pueden ser exportados los animales que pasan por estos cebaderos homologados. Este factor también beneficia que se vendan más al exterior. También favorece el aumento de exportaciones el descenso de problemas sanitarios.