El Norte de Castilla

Trasladan de Topas a la cárcel de Soto del Real a una yihadista de 19 años

Raja El Aasemy fue detenida en Gandía el 6 de septiembre de 2015.
Raja El Aasemy fue detenida en Gandía el 6 de septiembre de 2015. / WORD
  • Raja El Aasemy fue detenida en Gandía en septiembre de 2015 por intentar captar mujeres para el Estado Islámico y hacer apología de las ejecuciones del Daesh

Raja El Aasemy, la yihadista marroquí de 19 años de edad detenida en septiembre de 2015 en Gandía por intentar reclutar mujeres para el Estado Islámico y que se encontraba ingresada desde hace meses en la cárcel de Topas en régimen de prisión preventiva, ha sido trasladada al centro penitenciario de Soto del Real en Madrid.

El traslado se produjo de forma inesperada, con el fin de que preste declaración ante el juez en la Audiencia Nacional de los cargos que se le imputan y de su activo proselitismo en favor del Isis. Con todo, no se descarta que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias pueda ordenar su salida de la prisión madrileña para volver a retornar a la cárcel salmantina.

El nombre de Rafa El Aasemy irrumpió de forma súbita en la actualidad mediática, acaparando titulares de prensa, cuando fue detenida el 6 de septiembre de 2015 en Gandía. Ese día, una treintena de agentes de la Guardia Civil detuvieron, en una operación coordinada directamente por la Audiencia Nacional, a la joven marroquí . La rápida intervención de la Benemérita truncó los vertiginosos planes de Raja, dado que tenía previsto viajar entonces a Siria para incorporarse a las filas terroristas del Daesh. En España y según las informaciones facilitadas en su momento por el Ministerio del Interior, efectuaba labores de difusión del ideario yihadista a través de Internet. Raja aprovechaba el anonimato propiciado por las redes sociales para ensalzar las acciones terroristas y justificar las despiadadas ejecuciones de occidentales por los fanáticos combatientes yihadistas.

Durante los meses que ha permanecido confinada en Topas, la joven estuvo ingresada en una celda del módulo 16 del área de aislamiento, donde desayunaba, almorzaba y cenaba en total soledad, al formar parte del fichero de internos de especial seguimiento (FIES). Su ficha revela que fue detenida por formar parte de una banda armada.

Tras su salida de Topas, únicamente permanece en el centro penitenciario salmantino una yihadista, también de nacionalidad marroquí. Se trata de Rhimou Ben Youseff, de 52 años, quien ingresó en Topas el 1 de abril de 2015 tras ser detenida en Badalona justo cuando sus dos hijos gemelos, de solo 16 años, iban a viajar a Siria para alistarse en las filas del Daesh.