El Norte de Castilla

Furmanski, Serrano y Alcántara presentaron la nueva cátedra.
Furmanski, Serrano y Alcántara presentaron la nueva cátedra. / M. LAYA

«Los próximos seis meses resultarán decisivos para la paz en Colombia»

  • El embajador colombiano Alberto Furmanski atribuye la firma del tratado con las FARC a «la tenacidad» del presidente Juan Manuel Santos

Los seis próximos meses «serán decisivos» para materializar los éxitos y el grado de ejecución de los acuerdos de paz firmados entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), especialmente porque en dicho plazo se procederá a la entrega de las armas por parte de la guerrilla. Éste es el pronóstico que maneja el embajador de Colombia en España, Alberto Furmanski, quien presentó en la Hospedería Fonseca la Cátedra Colombia, una iniciativa conjunta auspiciada por el Instituto de Iberoamérica de la Usal, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia y la Embajada de Colombia.

El diplomático colombiano ahondó en la gestión, el desarrollo y el futuro inmediato del tratado de paz rubricado ayer en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias. Furmanski atribuyó la firma del acuerdo a «la tenacidad» y «la enorme persistencia» del presidente colombiano Juan Manuel Santos, quien «se ha jugado su capital político» en este delicado proceso y ha sido capaz de «sacarlo adelante». Recordó en este sentido que en anteriores intentos negociadores, como sucedió con el expresidente Andrés Pastrana, «el proceso se quedó a medias, incluso con mesas de diálogo que ya estaban instaladas».

De Noruega a Cuba

El embajador consideró fundamental en todo este proceso el apoyo brindado por países como Cuba, Nicaragua , Chile y Venezuela y rememoró que las primeras conversaciones en secreto que se mantuvieron en Noruega «marcaron el paso de lo que iba a ser la negociación» También expresó su confianza en que el próximo 2 de octubre la sociedad colombiana ratifique el acuerdo final de paz y auguró que la democracia colombiana, a la que definió como «una de la más estables» de Latinoamérica, «se perfeccionará porque habrá más participación»». Según sus pronósticos, «en cinco años se habrá solucionado el problema», incluyendo en dicha fase la retirada de las minas colocadas por los guerrilleros.

Furmanski rememoró que hace unos años se cosecharon acuerdos similares de paz con el grupo M-19, que desembocaron incluso en la entrada en la actividad política de miembros de este banda armada. En relación a las FARC, el embajador puntualizó que es una organización «monolítica» que cuenta con «un comando central» y que «casi todos los frentes obedecen a la misma estructura». Por ello, no intuye que pueda haber discrepancias entre ellos y el futuro dirá qué miembros se integraran en la lucha política y los que «optarán por otras actividades». Con todo, vaticinó que la transformación de parte de las FARC en un grupo político legalizado «llegará muy pronto»

Después de «muchos intentos y de varias oportunidades perdidas» en procesos similares en el pasado para que las FARC renunciaran a su estrategia terrorista , Furmanski confía en que este momento sea el de «la culminación de la reconciliación», algo que le aporta una «profunda emoción». Ensalzó especialmente «la gran lección de convivencia» que Colombia está dando al mundo y subrayó que el acuerdo es «un enorme paso hacia la construcción de una paz estable y duradera, y de una sociedad más equitativa, mucho más justa y más próspera»

La vicerrectora de Internacionalización de la Usal, María Ángeles Serrano, y el director del Máster de Estudios Latinoamericanos, Manuel Alcántara, participaron también en la presentación de la cátedra.