El Norte de Castilla

"¿Prostitución? Si no hubiera demanda, no habría oferta"

Cristina Klimowitz, Esperanza Vázquez y Rocío Núñez, a las puertas del Teatro Liceo.
Cristina Klimowitz, Esperanza Vázquez y Rocío Núñez, a las puertas del Teatro Liceo. / Laya
  • Rocío Nieto, presidenta de Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención de la Mujer Prostituida (Apramp), habla de la trata de personas como "la gran plaga del siglo XXI"

"La sociedad tiene un rechazo enorme hacia la mujer prostituida -que no prostituta-; pensamos que están ahí porque quieren, y no es así". Rocío Nieto habla desde la experiencia que le otorgan sus 35 años en Apramp, la asociación para la Prevención, Reinserción y Atención de la Mujer Prostituida. Una entidad que preside y que ha participado en la jornada sobre la trata de personas con fines de explotación sexual organizada por el Ayuntamiento de Salamanca. Hablamos de una "nueva forma de esclavitud" o de la "gran plaga del siglo XXI", en palabras del anterior presidente de Naciones Unida, Kofi Anan, recordadas por Cristina Klimowitz, concejala de Familia del Consistorio salmantino.

Un problema de enorme importancia que pasa desapercibido, tal y como reiteró Rocío Nuñez en su intervención en la sala de la palabra del teatro Liceo, y que cada vez afecta a mujeres más jóvenes, niñas, que son explotadas sexualmente para el pago de supuestas deudas que nunca terminan de saldarse. Sobre este último aspecto se incidió especialmente en la jornada, ya que un factor determinante es la cada vez menor edad de las víctimas pero también de los usuarios. Y en ellos quiere Apramp centrar la mirada y las culpas, "porque si no hubiera demanda no habría oferta".

En la jornada también intervino Esperanza Vázquez, directora de la Mujer de la Junta de Castilla y León así como diversos expertos en la materia de la trata con fines sexuales. De igual modo se contó con la participación de varias mediadoras de Apramp, mujeres que se introducen en los círculos del tráfico y la prostitución para convencer a las víctimas de la necesidad de denunciar a sus extorsionadores.