El Norte de Castilla

«El carácter práctico del máster te permite conocer la realidad del sector»

Guadalupe Serradilla posa en las instalaciones de Ganadería Casaseca.
Guadalupe Serradilla posa en las instalaciones de Ganadería Casaseca. / MANUEL LAYA
  • Instituto Multidisciplinar de Empresa (IME)

  • Guadalupe Serradilla, licenciada en Biología, ha colaborado en la creación del departamento de exportación en Ganadería Casaseca

El Instituto Multidisciplinar de Empresa (IME) lleva varios años facilitando la inserción laboral de los universitarios en las empresas. Licenciada en Biología por la Universidad de Salamanca, Guadaulupe Serradilla ha colaborado en la creación del departamento de exportación en Ganadería Casaseca. Nos cuenta en esta entrevista su experiencia durante el Máster en Gestión de Empresas Agroalimentarias realizado en IME Business School durante 2016, así como el impulso que éste le ha supuesto en su carrera profesional.

–¿Por qué eligió realizar un máster en IME Business School?

–Considero que es tan crucial el poseer conocimientos técnicos, como el especializarse en habilidades tan necesarias como son la comunicación, negociación y liderazgo, entre otras, y este máster me daba esa oportunidad. Necesitaba dar un nuevo enfoque a mi perfil profesional, abrirme nuevas puertas laborales, otros horizontes que completaran mis habilidades innatas y formarme en otras más orientadas al mundo empresarial; en definitiva, necesitaba hacerme más atractiva para las empresas a través de una formación de calidad que completara mis estudios universitarios. Había llegado el momento de mejorar y profundizar en mi preparación para resultar más competitiva para el mundo empresarial, conocer con mayor grado de detalle los engranajes que hacen que una empresa se mueva e interaccione con otras empresas y con el mundo. Sostengo firmemente que la formación es una de las herramientas más potentes con las que puede contar un individuo. Con una formación de esta categoría, sin duda ha habido un antes y un después en mi carrera profesional.

–¿Qué máster estudia?

–Me encuentro cursando el Máster en Gestión de Empresas Agroalimentarias, un máster innovador que se estaba haciendo necesario debido a la creciente demanda de profesionalización de las empresas en un sector tan importante como es el agroalimentario en nuestra región. Creo que gracias a este máster se está respondiendo con creces a esta necesidad, y se está transfiriendo conocimiento muy valioso procedente de la universidad directamente al nivel empresarial.

–¿Qué destacaría del máster en Gestión de Empresas Agroalimentarias?

–En primer lugar destacaría la cercanía e interacción constante entre el personal docente y el estudiante; esto hace que se cree una atmósfera de confianza y participación activa durante las clases, lo cual hace que el modelo de formación sea más enriquecedor y fructífero. Además, gracias al carácter multidisciplinar del alumnado, cada uno aporta sus opiniones y puntos de vista en función de su formación y trayectoria profesional, aportando de esta manera valor al grupo y a la calidad de las sesiones. Por otra parte, un aspecto a destacar es el marcado carácter práctico del máster gracias a la participación de profesionales destacados del sector tanto en sesiones como en seminarios; su experiencia transmitida de primera mano permite hacerte una idea realista y fundada del panorama agroalimentario actual en sus diversas proyecciones. Gracias al carácter semipresencial de la formación, se facilita mucho la realización del máster, y permite compatibilizarlo con la actividad profesional. Además de enriquecerte a nivel teórico-práctico, es también una excelente oportunidad para crear y fidelizar una provechosa red de contactos de expertos sólidamente formados.

Además, gracias a la modalidad de beca-contrato que estoy disfrutando, lo aprendido durante las sesiones adquiere mayor sentido al poder aplicarse directamente en el entorno profesional. Es una iniciativa estupenda el que a través de IME Business School estén creando una red de empresas IME, que apuestan tanto como el propio Instituto por la formación de profesionales para la empresa. Con este modelo, ganamos todos, tanto el alumno, al recibir una formación de primera calidad y poder ponerla en práctica en la empresa, como el empresario, que ve cómo su empresa se profesionaliza, y adquiere valor al contar con personal altamente cualificado y preparado para las necesidades que puedan surgir en el día a día.

–¿Cómo son las sesiones?

–Las sesiones del máster tienen un carácter eminentemente práctico, utilizándose el ‘Método del Caso’. Todas las sesiones están orientadas a formarte y prepararte para poder enfrentarte a diferentes situaciones o problemáticas que pueden presentarse en la realidad de una empresa agroalimentaria. Al ponerte en la piel de situaciones reales, aprendes a analizar los casos y te sirve de entrenamiento para tomar tus propias decisiones en la empresa. Las sesiones son como el gimnasio en el que te preparas para estar en forma, ágil y preparado para la vida real en la empresa. Además, como ya sabes desde el primer momento donde vas a realizar las prácticas y el contenido de las mismas, puedes poner más atención a aquellas cuestiones que consideras más útiles.

–Entiendo, entonces, que en IME Business School hay una sincronización entre la formación que se te da y la experiencia que adquieres, ¿qué ventajas ha supuesto esto para su carrera profesional?

–Ha supuesto un antes y un después en mi carrera profesional, ya que ha completado mi perfil con una formación de alto nivel y ha abierto mi abanico de posibilidades a la hora de optar por empleos que ponen en valor los conocimientos adquiridos a nivel de dirección de empresa, e importantes habilidades como pueden ser las dotes de liderazgo o habilidades analíticas y de gestión. Mi perfil profesional ahora cuenta con un plus en cuanto a competitividad, me ha aportado una mayor cualificación que me permite acceder a puestos de mayor nivel, al contar con conocimientos del marco económico y legislativo del sector agroalimentario, finanzas y contabilidad, o comercialización internacional agroalimentaria, entre otros. Gracias a las prácticas en la empresa llevas a la realidad los conocimientos adquiridos y supone una lanzadera perfecta para aplicar todo lo aprendido; en definitiva, sientes que lo aprendido tiene una aplicación directa y real en tu desempeño profesional.

–Ha disfrutado de una beca-contrato, ¿qué supone para usted?

–Ha sido una gran oportunidad que me ha permitido formarme a un coste muy reducido, pues sólo he pagado la preinscripción. Además, te permite centrarte en el aprendizaje, pues ya tienes resuelta la incertidumbre que siempre hay sobre en qué empresas prestar tus servicios en el futuro. Desde aquí mi sincero agradecimiento tanto a IME Business School, que me puso en contacto con la empresa, como a Ganadería Casaseca, por apostar por mí para poner en marcha su departamento de exportación.

–¿Cómo fue el proceso de selección?

–Cuando solicite la admisión en el máster solicite las becas disponibles en IME Business School. En primer lugar, realice unas pruebas con el equipo de Selección IME, que incluían pruebas orales y escritas de los idiomas que conocía. En segundo lugar, se me comunicó que era una de los candidatos preseleccionados por Selección IME, indicándome que debía hacer unas segundas pruebas en las oficinas de la empresa, donde también estuvo el director del máster. Y finalmente, se me comunicó que había sido seleccionada para la beca otorgada por la empresa.

–¿Cómo explicaría el reto que ha supuesto para usted la creación del departamento de exportación en la ganadería Casaseca?

–Enfrentarte a un reto profesional de estas características siempre es algo que afrontas con gran responsabilidad y respeto por la empresa que te ha acogido y ha apostado por ti; no obstante, cuando llevas en la mochila conocimientos directamente relacionados con esta misión, cuando cuentas con una red de contactos de profesionales del sector que pueden asesorarte y con el material de apoyo que has recibido durante el máster, el reto se vuelve más sencillo de afrontar. La creación de un departamento desde cero es una arma de doble filo; por un lado, queda todo por hacer, pero por otro lado esto se transforma en una ventaja al poder controlar desde el minuto uno todos los procesos para poner en marcha este bonito proyecto.

–¿Considera que los conocimientos adquiriros le han sido útiles?

–Por supuesto. A través de las sesiones y seminarios impartidos por profesionales de la exportación y de comercio internacional a diferentes niveles (logística, medios de pago, incoterms, financiación, aduanas, marketing,…) he adquirido competencias relacionadas con el puesto, así como conocimientos actualizados y muy completos de la mano de profesionales, incluyendo directores de exportación del mismo sector, lo cual hace muy valiosa esta formación a la hora de llevar a cabo el cometido en la empresa. Una vez en la empresa te das cuenta de que los conocimientos adquiridos son muy útiles para poder solventar necesidades que puedan surgir; en mi caso, además de la puesta en marcha del departamento de exportación, y como parte importante de este proyecto, el Trabajo Fin de Máster profundiza en solventar la necesidad de creación de una página web multilingüe y creación de perfiles en redes sociales de Ganadería Casaseca. Creo firmemente en el dicho ‘No hay una segunda oportunidad para dar una primera impresión’. Por ello, mi principal propósito al conocer las múltiples líneas de actividad de Ganadería Casaseca, su filosofía y sus servicios, fue el de la creación de una página web que reflejara fielmente todo el trabajo y esfuerzo que esta joven y dinámica empresa está realizando, de manera que la imagen que se proyecte en la red esté en consonancia con su evolución, capacidad de trabajo y saber hacer.

–¿Cómo piensa que ha contribuido en la consecución del objetivo el asesoramiento recibido en el Trabajo Fin de Máster?

–El asesoramiento que recibes por parte de profesionales de la materia relacionada con el Trabajo de Fin de Máster es imprescindible para poder definir el alcance del estudio y encontrar apoyo en cuanto a la ejecución del mismo. El poder contar con profesionales y docentes de la Universidad de Salamanca que conocen de primera mano el panorama actual de la temática a tratar, te ofrece una visión completa y adaptada en función de las necesidades de la empresa.

–Háganos una valoración global de su experiencia en el máster, ¿por qué lo recomendaría?

–Además de por el trato cercano con los responsables del máster y ponentes, y por el carácter práctico del mismo, animaría a otras personas a cursar este máster ya que como he dicho anteriormente, completa tu perfil profesional al adquirir tanto conocimientos como habilidades a nivel directivo, te enseña a tomar decisiones en la empresa, a ver como éstas decisiones pueden impactar tanto dentro de la organización como en los clientes, en la propia sociedad, y te permite crear una red de contactos de profesionales del sector agroalimentario de alto nivel que pueden ayudarte y asesorarte en tu futuro profesional. Además, si tienes la oportunidad de contar con una beca o una beca-contrato, que te ayude a acceder a una formación de esta categoría por un precio muy reducido, y con posibilidad de contrato al final de la práctica, la combinación es perfecta.

–¿Cómo cree que contribuirá el máster al desarrollo del sector agroalimentario en nuestra región?

–Con la cantera de profesionales que está creando el Máster en Gestión de Empresas Agroalimentarias, confío en que el sector agroalimentario siga siendo uno de los pilares de referencia de la economía regional. Los profesionales formados a través de este máster e incorporados en el mundo laboral, aportan gran valor a las empresas de nuestra región, que demandan más profesionales formados para poder competir en un entorno cada vez más globalizado. Profesionalizar las empresas del sector agroalimentario supone un impulso para la economía regional, generando puestos de trabajo de mayor calidad y resultados medibles que nos permiten mantenernos a la vanguardia en cuanto a competitividad y prestigio agroalimentario en la región. Debemos seguir apostando por una formación de calidad como la que ofrece este máster, que ofrece herramientas de gestión imprescindibles, y una formación específica y de alto nivel para afrontar la gestión en un entorno cambiante y cada día más competitivo.