El Norte de Castilla

La Usal consolida la tendencia al alza en las matrículas tanto en grado como en máster

Un grupo de alumnos espera en las escaleras del Palacio de Anaya, sede de la Facultad de Filología.
Un grupo de alumnos espera en las escaleras del Palacio de Anaya, sede de la Facultad de Filología. / Laya
  • La Universidad ha incrementado ya el 15 por ciento las inscripciones para postgrado

El descenso demográfico y la crisis económica, además del impacto de la reducción del tiempo de la mayor parte de las carreras con la conversión a grado desembocaron en un panorama de acusado descenso de la población universitaria en todo el país. Un problema que también acusó la Universidad de Salamanca que, sin embargo parece haber encontrado una senda positiva de crecimiento. Este curso, a falta del último plazo de matrícula para los grados y del grueso de matriculaciones de posgrado, ya ha conseguido un significativo aumento de las matriculaciones que hace que el equipo rectoral se muestre «razonablemente satisfecho».

La vicerrectora de Docencia, Carmen Fernández Juncal, considera que la situación es «positiva por sí misma y desde luego muy buena si se tiene en cuenta la tendencia de las universidades del entorno, que van a la baja en los últimos cursos, especialmente desde la eliminación del quinto curso de las antiguas carreras tras la adaptación a los grados del Espacio Europeo de Educación Superior», recuerda.

En este contexto, la Universidad salmantina ha conseguido consolidar su atractivo, en primer lugar para los estudiantes de su entorno, convirtiéndose sin duda en la opción preferida de los estudiantes de Castilla y León y también pasando a liderar todos los indicadores en la comunidad autónoma.

Carmen Fernández explica que «aunque es una tendencia que ya veníamos apuntando, este año hemos notado de manera especial que la preinscripción en la Universidad de Salamanca ha crecido de forma muy significativa», lo que ha llevado a que antes del último plazo de matrícula en el grado ya haya 300 alumnos más que el curso pasado. «Mantenernos ya sería una buena noticia por el contexto general, pero la verdad es que nosotros estamos tendiendo un poco al alza y eso es excepcional», reconoce la vicerrectora. Los datos que encarnan esta tendencia reflejan cómo la Universidad de Salamanca ha matriculado, antes del último plazo, a 4.295 estudiantes de nuevo ingreso del total de 11.354 que se han matriculado en alguna de las universidades de Castilla y León para iniciar estudios superiores este curso

Del total de nuevos alumnos, destaca que más de 3.000 jóvenes han logrado inscribirse en el grado elegido como primera opción en la prematrícula. Datos los de este apartado que evidencian aún más claramente la posición destacada de la Universidad de Salamanca entre las preferencias de los alumnos. En total, en Castilla y León se recibieron 118.000 solicitudes para este curso (hay que tener en cuenta que cada alumno puede realizar varias solicitudes en su prematrícula en función de sus prioridades), de las que 51.645 fueron para alguna de las titulaciones ofertadas por la Universidad de Salamanca, lo que representa un 44% del total. Del total de preinscripciones recibidas en Castilla y León, 29.237 fueron como primera opción y de estas, la Universidad de Salamanca recibe un porcentaje todavía mayor, casi el 50%, al alcanzar los 14.500 inscritos.

Como es habitual, son las biociencias las que están ejerciendo de abanderadas de la entidad salmantina a la hora de atraer a un mayor número de alumnos de nuevo ingreso. Aquí destaca de manera especial Medicina, que sumó casi 4.900 solicitudes para sus 190 plazas disponibles. Más de 2.800 recibió Enfermería en Salamanca (6.500 solicitudes si se suman las recibidas en los tres campus donde se oferta, incluyendo también a Ávila y Zamora) y rondando las 1.800 solicitudes Fisioterapia y Farmacia. Además, destacaron las 2.900 solicitudes de Psicología, las más de 1.800 de Criminología y las 1.400 de Derecho.

La vicerrectora de Docencia destaca que «esta alta demanda de la Universidad se ha traducido en unas notas de corte muy altas, lo que demuestra tanto la calidad de nuestra oferta como la calidad de los estudiantes que recibimos». Una situación que ha tenido a Medicina y Biotecnología como las carreras más exigentes, con un 12,441 y un 12,153 de nota de corte respectivamente, pero que también se ha notado en calificaciones de ingreso muy exigentes en algunas de las dobles titulaciones.

Fernández Juncal reconoce que «el hecho de tener dobles titulaciones con muy alta demanda es un motivo de satisfacción para nosotros, porque sin duda esta ha sido una de las grandes apuestas de este equipo rectoral». El actual Rectorado recogió una situación de dos dobles titulaciones y ahora mismo la universidad imparte un total de once, algunas ya todo un referente como el doble grado en Derecho y Criminología (cuya nota de corte en el quinto listado se ha situado en el 10,219) o en Derecho y Administración de Empresas.

«Las dobles titulaciones son una de nuestras apuestas estratégicas porque nos permite una formación bastante diferenciada y también incidir en ese tipo de alumno muy seleccionado, que sabe que va a tener que hacer un esfuerzo muy importante para obtener las dos titulaciones y que viene a aportar sin duda mucho valor a esta Universidad», destaca la vicerrectora.

Carmen Fernández considera ante esta perspectiva que la Universidad de Salamanca puede presumir de tener «una oferta de grados bastante bien dimensionada y muy consistente», lo que le permite ser un referente académico. En todo caso, la vicerrectora subraya la necesidad «permanente» de adaptarse a la realidad del entorno y señala que «no renunciamos ni mucho menos a poder abrir algún grado nuevo en un futuro cercano, de hecho alguna idea tenemos ya muy sólidamente en la cabeza». No obstante, matiza, «hablamos siempre de alguna titulación que no se esté impartiendo por ninguna otra universidad de Castilla y León y que venga a cubrir una demanda».

Precio

Así las cosas, uno de los pocos aspectos que frena el atractivo de la Usal y merma su competitividad es el alto precio de las matrículas universitarias en Castilla y León. El precio está establecido por la Junta de Castilla y León y aunque se insiste en que es el Estado quien asume la mayor parte del gasto (siendo solo el 30% del coste total el que sufraga cada alumno con su matrícula), lo cierto es que hay diferencias muy significativas entre comunidades.

En la Universidad de Salamanca, el coste de una matrícula por un curso de grado oscila entre los 1.125 y los 1.920 euros, en función del nivel de experimentalidad de cada titulación, con un precio de crédito fijado entre los 20 euros y los 30,25. Solo algunas carreras en Madrid y Cataluña pagan un coste más elevado (las de máximo nivel de experimentalidad, cuyo coste se sitúa en 39 euros por crédito en el caso catalán).